David Martínez: «Yanomamis. Hijos de la luna’ es un diario de mi día a día recorriendo la selva»

2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Sin valoraciones

Cargando…

Un viaje al Amazonas, una libreta y un montón de experiencias vividas y emociones sentidas es lo que llevó a nuestro autor David Martínez a lanzarse al mundo de la literatura con su libro Yanomamis. Hijos de la luna (viveLibro 2019). La etnia Yanomamis es para nuestro autor una de las razones por las que emprendió esa aventura por el Amazonas y por la que decidió escribir este libro, ya que se trata de una etnia que logra sacar ese niño interior que lleva dentro y que espera que los lectores también puedan sacar a través de la lectura de este pequeño diario de aventuras que nos regala David.

A continuación, os dejamos con la entrevista completa donde el propio David nos desvela algunas claves de Yanomamis. Hijos de la luna.

yanomamis-hijos-de-la-luna

 

viveLibro (V): David, ¿cómo surge por tu interés por la escritura y la literatura y cuándo decides dar el paso de publicar?

David Martínez (DM): la verdad es que desde bien niño siempre me gustó escribir, redactar cartas y siendo adulto pensé en escribir un libro pero por mi oficio de cocinero nunca se me ocurrió qué tipo de libro escribir. Cuando tomé la decisión de viajar a la Amazonia pensé en llevarme una libreta cuadriculada y un par de bolígrafos, por si alguno me fallaba, y escribir cada noche aquellos datos en forma de diario. Cuando regresé a España decidí darle forma a esas letras amontonadas en los márgenes de aquella libreta.

V: ¿Cómo surge la idea de Yanomamis. Hijos de la luna?

DM: uno antes de llegar a la selva ya se informa de donde va y en mi caso respecto a la etnia Yanomami estaba bastante informado por mi pasión en conocerlos. Al conocer la leyenda supe enseguida que el título sería ese. Los Yanomamis creen que provienen de las gotas de sangre derramadas por la Luna a la que flechó un chamán.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en este libro?

DM: bueno lo cierto es que es un diario fresco de mi día a día recorriendo la selva y en el que intento que el lector no pierda ningún detalle, que pueda incluso cerrar los ojos y huela aquel olor a humedad entre tanta vegetación por la que cruzas o incluso sentir la corriente del río más caudaloso de Venezuela hasta llegar a los primeros shabonos Yanomamis y convivir con ellos, respetando sus tradiciones y costumbres y aprendiendo de ellos todo lo necesario.

V: En todo el proceso de escritura, ¿qué ha sido lo más fácil y lo más complicado a la hora de escribir Yanomamis. Hijos de la luna?

DM: lo cierto es que como no es una historia que has de inventarte todo fluye, vas encajando aquellas anotaciones de la libreta y lo vas plasmando y fusionando con más información a la que se recurre como libros, páginas web o incluso llamadas de teléfono a compañeros de expedición, pero no me supuso en ningún momento un problema. Sí que me ha costado mucho escribirlo pero por que lo compaginaba con mi trabajo y por que no estoy acostumbrado a escribir de un modo profesional, y creo que es por ello que miramos más el no repetir palabras y que se haga de un modo cómodo a la hora de leer.

V: ¿Cómo surge tu interés por tu interés en el Amazonas y toda la magia que envuelve este lugar?

DM: desde niño he visto junto a mis padres muchos documentales de Félix Rodríguez  de la Fuente y muchos otros más y recuerdo ver también una película llamada “La Selva Esmeralda” que me llevó a perseguir esa selva de la que yo mismo sentía ser secuestrado. Con los años pude viajar  diferentes lugares y continentes pero realmente el Amazonas me puso los pelos de punta y me hizo sentir que era el lugar, mi lugar ancestral.

V: ¿Por qué Yanomamis, cómo te decantaste por este título?, ¿barajaste más opciones?

DM: desde el momento que pongo en marcha ese sueño de empeño por llegar allí donde se ubican los nómadas Yanomamis decido publicar en mis redes sociales este viaje como “Expedición Yanomami” y en mi primer viaje dejé esa espina clavada de conocer esta mágica etnia y la que me hace realmente sacar mi niño interior.

V: ¿Qué te inspiró para elegir esta portada?

DM: es una fotografía que me impactó nada mas verla. Una niña Yanomami con una mirada que me transmite sensaciones muy nobles y que además llevo tatuada en el interior de mi brazo.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevaran Yanomamis. Hijos de la luna a casa?

DM: es un libro que desde el minuto uno te va a transportar a la selva, va a conseguir sacar ese niño interior  que muy pocas veces sacamos en nuestro día a día y experimentarás que si eres persistente en tus sueños, la vida te lo acaba poniendo en tu camino y entenderás al finalizar el libro, que representa para mi esta etnia Yanomami a la que tanto amor guardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *