Cómo escribir una novela romántica. Consejos para escritores.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

El amor romántico es el sentimiento más valorado y deseado de todos los tiempos. Todas las personas experimentan el amor en sus distintas variaciones: algunos sufren por amor o desamor, otros disfrutan de la llama del enamoramiento, otros rechazan el amor por miedo a que esa persona se vuelva necesaria… El caso es que por una cosa o por otra, el amor romántico siempre está a la orden del día. Por esta razón, no es de extrañar que las novelas románticas sean el subgénero literario más vendido y consumido por los lectores hoy en día. Y es que la literatura romántica siempre ofrece una historia de amor con la que identificarse, sufrir, emocionarse y disfrutar.

La novela romántica es un género literario que nunca ha pasado de moda y sigue ocupando un puesto privilegiado en la oferta actual del mercado. La literatura desde el inicio de los tiempos ha ofrecido a sus lectores historias de amor en formato  novelas, poemas, cuentos o teatros. El amor ha protagonizado desde siempre un porcentaje importante de la vida de las personas y ha sido responsable de intereses políticos, negociaciones y acuerdos. Por lo que las novelas y las historias de amor que protagonizaban confrontaban problemas en la posibilidad de amor entre los protagonistas. Por suerte, hoy en día el amor tiene otra razón de ser pero los problemas amorosos siguen siendo los mismos, y sigue gustando a los lectores. Aunque a todo el mundo no le gusta la novela romántica, las historias de amor siempre están presentes en novelas de otros géneros como policiacas, de acción, de suspense… Lo cual hace que el argumento y el objetivo del protagonista se vean afectado por su intensa historia de amor.

El hecho de que exista tanta oferta de novela romántica no significa que este género sea más sencillo de escribir o de mala calidad. La novela es fruto de la creatividad, originalidad y profesionalidad de su autor y como tal, es cuidada por el mismo para intentar que tenga la máxima calidad.

En este post de vivelibro vamos a ofrecer consejos o indicaciones que puedes llevar a cabo para elaborar una novela romántica en todo su esplendor, y te recomendamos que tengas en cuenta las técnicas narrativas de nuestro blog que pueden ayudarte a mejorar tu actividad como crear correctamente la escaleta de tu novela o introducir un cliffhanger en el momento adecuado para enganchar a tus lectores.

Definición novela romántica y origen

La novela romántica es una obra literaria en la que se narra una acción fingida (en todo o en parte) con el amor como tema principal cuyo fin es causar placer de lectura a las personas. En muchos casos las novelas románticas se leen con un fin de reflexión o identificación o incluso para experimentar las emociones y sentimientos del amor. El final de las novelas románticas suele ser satisfactorio y optimista (aunque siempre hay excepciones). Está conformado por tres elementos que definen su razón de ser los protagonistas experimentan algún conflicto en cuanto a su relación romántica, el conflicto impide que disfruten de su relación y finalmente se soluciona o supera ofreciendo un final positivo.

En España el origen de la novela romántica puede situarse en los siglos XV y XVI desde los tiempos de la novela pastoril. La popularidad que alcanzó este género hizo que grandes autores españoles como Miguel de Cervantes o Lope de Vega escribieran novelas románticas.

Como hemos comentado anteriormente, debes tener en cuenta que la novela romántica contiene diferentes subgéneros como suspense romántico, ciencia ficción con historia romántica, fantasía, erótica romántica, aventura…

Estructura novela romántica

En general la novela romántica se estructura de forma similar a una novela, es decir, la organización correcta que debe poseer la estructura de la novela es la que se basa en la división de tres partes bien diferenciadas (llamada estructura en tres actos o estructura tradicional). En primer lugar el planteamiento, donde se presenta a los personajes y el conflicto principal que va a protagonizar la trama de la novela; en segundo lugar el desarrollo (también denominado nudo) es la parte más extensa de la novela, donde sucede toda la historia; y por último el desenlace donde se produce la resolución (o no) de los conflictos y el clímax narrativo. En definitiva, esta es la estructura que debes manejar con soltura si pretendes escribir una novela (sea cual sea el subgénero). En el caso de la novela romántica, debes introducir en cada parte las siguientes características.

En el planteamiento debes presentar a los personajes o enamorados, o el personaje protagonista que va a experimentar el sentimiento romántico y acto seguido establecer el conflicto amoroso o detonante donde enganchas al lector. Una vez tengas claro el planteamiento debes buscar una solución creíble para el conflicto, es decir, saltarse el nudo e ir directamente al desenlace ¿por qué? Establecer estos dos elementos te facilitará el desarrollo de la trama, además evitarán improvisaciones en cuanto a pensar un buen final de la novela. Puedes ayudarte de escribir un storyline.

En la trama y tras el conflicto principal presentado en la introducción, el rumbo del argumento debe ser trágico y presentar el problema que impide el amor, es decir, el conflicto se intensifica. Recuerda que el nudo es la parte más extensa de la novela y debes presentar el conflicto principal y sub-conflictos relacionados con la trama para mantener la tensión dramática y que el lector no pierda, en ningún momento, el interés en la historia de la novela. Los trucos más favorables para añadir esta intensidad en el desarrollo de la novela es introducir complicaciones, barreras que dificultan la solución del conflicto cuando más cerca están los personajes, un triunfo parcial pero que se vea afectado de forma instantánea… Todo lo que creas necesario para que tu lector disfrute en todo momento de la lectura de la novela (siempre y cuando encaje con el final que habías planteado en tu storyline).

Consejos para escribir una novela romántica

No existe una guía sobre cuál es el camino para escribir una novela romántica. Cada autor tiene sus trucos y con el tiempo y la frecuencia de escritura adquirirás más soltura. A continuación vamos a introducir una serie de elementos que puedes tener en cuenta, aunque recuerda, el camino lo marcas tú mismo.

El primer consejo que te ofrecemos siempre es que leas novelas románticas de otros autores. Conocer el género en el que vas a trabajar, qué temas se llevan, cuales son las fases que más intensidad deben tener, como se trata a los personajes etc.

El tema principal es el amor, pero ¿en cuál de sus fases? Desamor, reencuentro con un antiguo amor, un enamoramiento que se trunca en el desarrollo, un amor prohibido… tienes múltiples opciones, elige la que más te guste.

Uno de los elementos más importantes, por no decir el elemento esencial, son los personajes y protagonistas de la novela romántica. Para establecer la historia de amor debes partir de los personajes y sus características que finalmente acabarán unidos. Imagina los dos personajes y qué características pueden poseer para añadir dificultades al conflicto, quizás tengan una diferencia de edad que trunque su amor, quizás uno de ellos tenga una vida fuera de la ley, o vivan en lugares diferentes… Piensa y analiza todos los detalles ya que, los personajes secundarios nacen para complementar estos personajes.

Establece el espacio y tiempo ya que, las características sociodemográficas de cada lugar pueden afectar a la historia de amor, así como la época en la que los enamorados se conocen. Por esta razón la documentación previa siempre es necesaria para no cometer errores.

El conflicto es principal para enganchar a los lectores, el amor y el final feliz deberá esperar y los personaje se verán sometidos a dificultades que les impedirán estar unidos. Añade los giros que veas necesarios, y por qué no, una figura de antagonista que cree obstáculos para los personajes.

Añade pasión, sentimientos intensos, momentos de romanticismo e incluso escenas de sexo. La pasión es un elemento básico que debe poseer una novela romántica, los personajes quieren estar juntos porque se aman y se desean. Añadir momentos donde el amor triunfa hará entender a los lectores la necesidad de los protagonistas de estar juntos por el amor que se procesan.

Autopublica tu novela romántica con viveLibro

Tú marcas tus metas y tus objetivos, y en viveLibro nos preocupamos por ti. Esperamos que este post te ayude con las claves principales para escribir una novela, disfrutes del proceso de creación e introduzcas todos tus sentimientos y pureza pasional dentro de la novela. Nuestro equipo editorial te acompañará en todo el proceso. Solo tienes que hacernos llegar tu manuscrito y hacernos saber cuál es tu objetivo y tus propósitos con tu obra, a partir de ahí trataremos contigo qué servicios editoriales son los que mejor se adaptan a tu obra. De la mano de nuestro equipo editorial y siempre bajo tu supervisión y en contacto constante con ellos y su experiencia dilatada en el tiempo ponemos a tu disposición las mejores opciones que te permitirán cumplir tu sueño y publicar tu libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *