Entrevista a Eleonora Lemo Estrada, autora del libro «Kai: Secretos bajo el mar»

Buenos días, Eleonora. Es un placer tenerte de vuelta presentando tu nueva obra, Kai: Secretos bajo el mar. ¿Qué puedes contarnos acerca de este nuevo libro? 

Kai: Secretos bajo el mar narra la aventura de Marina, una niña profundamente conectada al mar desde antes de nacer. Junto a sus amigos Alejandro y Pedro, descubren una isla habitada por una tribu indígena en armonía con la naturaleza. Kai, un niño de esta tribu, se une a ellos. Navegan por lugares a donde el ser humano moderno no ha llegado, y comprenden la importancia de nuestras costumbres para cuidar el planeta. Sin embargo, pronto descubren que hay muchos más secretos en el océano y que una amenaza oculta pone en peligro su mundo. Marina y sus amigos deberán enfrentarse a este desafío y detenerlo. 

¿Qué te ha motivado para dar vida a esta obra? ¿Cómo surge la idea? 

Durante el tiempo en que escribía Hidaki, no pensaba en una continuación. Sin embargo, al escribir el último capítulo, la última palabra, «mar», me hizo ver una nueva posibilidad. Los personajes tenían más historias que contar. Cuando presentaba Hidaki en las escuelas, los niños me preguntaban si habría una secuela, y eso me animó a seguir. Comencé a visualizar la historia en mis caminatas, en mis sueños y al despertar. Así surgieron los nuevos personajes y la trama. Me llevó dos años completar la obra. Tuve la oportunidad de viajar por el sudeste asiático y realizar muchos paseos en barco; los paisajes me inspiraron muchísimo. Otra fuente de inspiración fue una exposición de fotografías de Sebastião Salgado sobre el Amazonas. La novela la finalicé en un lugar de Uruguay que es supernatural, sin nada más que cabañas. Estaba en una cabaña a unos pasos del mar, en el medio del médano, el océano y yo. Se llama Oceanía del Polonio. 

¿Qué puedes contarnos acerca de sus personajes? 

En esta novela, los personajes principales son Marina y Kai. Conoceremos la historia de Marina desde antes de nacer; su padre y su abuela tienen un papel crucial, y también su madre, aunque murió apenas Marina nació. La abuela es tan aventurera como ella. Su padre es un científico e investigador del mar desde joven. Sus amigos Pedro y Alejandro también regresan en esta historia. Kai vive en la isla Trada con su familia: sus hermanas y su madre. Todos ellos poseen dones o poderes que deben usar de manera inteligente para cumplir una misión y, en el camino, descubrirán más secretos. Pero hay alguien más en esta historia, un villano que añade un desafío adicional a su misión. 

¿Qué significado se esconde detrás del título? ¿Barajaste otras opciones además de Kai: Secretos bajo el mar? 

Sí, quería un nombre para el niño que pertenece a la tribu que fuera japonés, como Hidaki, y que tuviera relación con el mar. Por eso elegí Kai. Consideré otros nombres, pero este resonó más conmigo. Tenía en mente títulos como «El secreto de las nubes púrpura», pero no era tan potente ni representativo. El título es crucial en un libro, pero también lo son la portada y la contraportada. Por eso elegí a Kai en la portada y a Marina con su velero en la contraportada 

Y algo más, que el personaje principal se llamara Marina en una historia sobre el mar fue una coincidencia. Cuando comencé a escribir la novela Kai, elegí a Marina y luego me di cuenta de la «redundancia», pero me dije: por algo pasó. 

¿En qué crees que se diferencia esta obra de tu anterior libro Hidaki? ¿Ha evolucionado tu prosa? 

La experiencia de haber escrito una novela anterior definitivamente ayuda, ya que el conocimiento se acumula y permite una evolución natural. En esta obra, la narradora cambia; ahora es Marina quien cuenta su historia, mientras que en Hidaki era Alejandro. Cada personaje tiene una voz distinta, lo que enriquece la narrativa. Me animé a utilizar un vocabulario más amplio y diverso. Conozco mucho sobre los bosques y el mundo vegetal, pero no tanto sobre el mar y los barcos, así que tuve que investigar y aprender muchísimo sobre este nuevo tema para mí. Además, profundicé en el estudio de la literatura infantil, lo que me permitió mejorar la calidad de la narración. 

Si quieres adquirir Kai: Secretos bajo el mar, lo puedes hacer aquí y recibirlo cómodamente en tu casa.

Volvemos a contar también con tu obra artística en esta nueva historia. ¿Esta vez fueron primero los dibujos o la historia? 

Esta vez, primero escribí toda la novela. En Hidaki, fue un proceso más intercalado entre texto e ilustraciones. Para Kai: Secretos bajo el mar, tenía un plan claro desde el principio: sería una novela con dibujos simples realizados con lápiz. Sabía que la tapa y la contratapa debían presentar a Marina y a Kai, como en la anterior estaban Alejandro e Hidaki. Esto me exigió más trabajo, ya que quería que los dibujos fueran más detallados y los realicé con lápiz de color y óleo pastel. 

¿Ha evolucionado tu arte en este tiempo? ¿Ha sido más sencillo ilustrar esta novela tras todas las obras artísticas que tienes publicadas? 

Lo que me llevó más tiempo fue definir el estilo y cómo quería ilustrar. Finalmente, decidí hacer dibujos interiores más simples, permitiendo que la descripción detallada residiera en las palabras para que los niños pudieran imaginar mejor la historia. Me enfoqué en que los dibujos fueran simbólicos, resaltando la conexión con los seres del mar y la naturaleza más que con los seres humanos. Además, incorporé símbolos relacionados con la navegación, lo cual requirió mucha investigación, ya que no tenía conocimiento previo sobre este tema. Aprendí mucho durante el proceso. 

Como en cualquier trabajo literario, es fácil dejar una parte de uno mismo en el escrito. ¿Qué hay de personal en esta obra? 

Mi padre me recuerda mucho al padre de Marina, ya que él también trabajaba y viajaba mucho cuando yo era niña. La diferencia es que yo tenía muchos hermanos, mientras que Marina es hija única. Por otro lado, yo no tuve abuela, ya que murieron cuando era muy pequeña, y conecté mucho con la idea de la abuela de Marina, que tenía en mi imaginario. Aunque Kai es un varón, sus experiencias de querer hacer todo «solito» reflejan mis propios recuerdos de infancia, a pesar de ser tantos en mi familia. También me conecta mucho la geografía; en Uruguay es muy común vivir a cuadras de la playa, con calles de tierra y desplazarse en bicicleta, cerca de puertos pesqueros y veleros. Por ejemplo, el verano pasado, había un elefante marino en la playa donde fui a veranear. Estaba cambiando la piel y se quedó 10 días en la orilla. Yo vivo frente a un puerto, lo que influye mucho en mis descripciones del entorno en la novela. 

¿Cuáles dirías que son las características que definen tu estilo de escritura? ¿Y tus ilustraciones? 

La verdad es que no estoy completamente segura, pero si tuviera que definirlo, mi estilo se caracteriza por crear aventuras que educan e inspiran, con mensajes sobre la naturaleza, el medio ambiente, la familia, la amistad, la diversidad, la libertad y otros valores humanos. Busco transmitir mensajes que inviten a cuestionarse y debatir tanto en el aula como en la familia.  

Mis ilustraciones son simbólicas y conectan profundamente con la naturaleza, utilizando técnicas simples como lápiz y óleo pastel para dar vida a los personajes y escenarios, permitiendo a los niños imaginar y complementar la historia con su propia creatividad. 

¿Tienes algún nuevo proyecto en marcha? ¿Quizá la tercera parte de saga Seres de luz? 

Ahora estoy sumergida en la visita a las escuelas, animándome a salir de Montevideo y viajar a lugares más remotos. Incluso estoy yendo a escuelas rurales, que literalmente están en el medio del campo. Haré una gira por Uruguay, y por primera vez dormiré en hoteles y viajaré en ómnibus. Visitaré escuelas en un recorrido que durará cinco días. Además, estoy planeando hacer un libro ilustrado sobre el maltrato infantil, ya que cuando era niña lo sufrí y para mí era algo muy normal. Me gustaría que se pudiera hablar más de esto en las casas y las escuelas. Lo ilustraré con collage. Y, por supuesto, también estoy trabajando en la tercera parte de la saga Seres de Luz

¿Qué le dirías a los lectores para que decidan llevarse a casa Kai: Secretos bajo el mar? 

Al ser una aventura llena de desafíos, la novela atrapa y promueve la lectura. Creo que los niños pueden aprender mucho a través de esta historia y llevar temas de conversación a las aulas, a la familia y a sus amigos. Pueden conversar sobre temas como cuidar la naturaleza y cambiar nuestras costumbres que perjudican el medio ambiente. Es más fácil para un niño aprender y cambiar esas costumbres, haciendo que los adultos tomen conciencia, lo cual es increíble. Todo esto está combinado con la amistad, mostrando que hacer cosas juntos es mucho más enriquecedor y que todos podemos aportar. Creo que este libro, al igual que Hidaki, tiene muchos temas; cada capítulo puede abrir un debate. Animo a los padres o maestros a leer junto a sus niños esta novela. 

¡Gracias por tu tiempo, Eleonora! ¡Te deseamos mucha suerte con el lanzamiento de Kai: Secretos bajo el mar! 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *