Distintos tipos de contrato editorial

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Sin valoraciones

Cargando…

Si eres escritor te habrás planteado las distintas formas de llevar a cabo la publicación de tu libro, con sus pros y sus contras. Si la autoedición por algún motivo no te convence y has apostado por confiar tu manuscrito a una editorial, y ésta te lo ha aceptado, ¡enhorabuena! Sin embargo, deberás tener en cuenta que a la hora de llevar a cabo este proceso, tendrás que tener un contrato editorial en el que se especifiquen todos los requerimientos, tanto tuyos como de la editorial en sí.

En primer lugar, es importante que sepas qué tipos de editoriales hay, para que tu contrato editorial se adapte a la empresa que hará que tu obra salga adelante. De este modo, puede ser una editorial tradicional, que correrá con todos los gastos de publicación, distribución y promoción del libro. Por consiguiente, es posible que cuentes con una editorial por encargo, la cual publicará y distribuirá tu obra, pero será tú (el autor) el que corra con los gastos. Por último encontramos la editorial que publica siempre que el autor pague antes de publicar, y que no cuenta con servicios adicionales.

Es importante tener en cuenta una serie de requisitos, en base a cómo quieres que se lleve a cabo todo el proceso. Por lo general, el autor cuenta con poco margen de negociación en caso de que una editorial apueste por él, por lo que es importante que tengas las premisas en cuenta para evitar llevarte disgustos, además de no tomártelo como algo personal ya que se trata de un proceso que en ocasiones no suele salir como uno desea. Ten en cuenta que cada parte defenderá lo suyo, pero suele ser un proceso corto y satisfactorio.

En este caso, vamos a centrarnos en el contrato que se realizará entre el autor y la editorial tradicional, propiamente denominado contrato editorial o contrato de edición.

Antes de pasar a lo que debe contener el contrato editorial, hay que tener en cuenta múltiples acciones que pueden suponer cierto peligro para el autor, sus derechos y su obra; por lo que deberás tenerlo en cuenta a la hora de firmar el contrato de edición, para no llevarte sorpresas una vez lo hayas ratificado.

De esta manera, si la editorial exige una cantidad de dinero por cualquier concepto o por el hecho de vender una cantidad de ejemplares de tu obra, puede ser por tres razones:

– Que la editorial no sea tradicional, sino una editorial por encargo. En este caso, deberán haberte informado de todos los servicios que prestarán y por tanto lo que estarás firmando es un presupuesto, no un contrato de edición. Por tanto, la editorial por encargo realizarán los servicios que tú estimes, lo cual deberás pagar tú como contratante. De ahí a que estés firmando un presupuesto. Es importante que tengas en cuenta el hecho de que se te comunique toda esta información antes de llevar a cabo la firma del presupuesto, o en caso contrario, no es recomendable firmarlo.

– Si la editorial afirma que la publicación se realizará sin ningún desembolso monetario por tu parte, pero te exige la venta de un cierto número de ejemplares, pueden estar cobrándote más de lo que realmente cuestan sus servicios. Es decir, te estarán cobrando en forma de libros vendidos.

– Si en el momento en el que vas a firmar el contrato editorial, la propia editorial te exige una cierta cantidad de dinero, no te fíes. En su mayoría, este tipo de empresas tiene como máxima la honradez y la profesionalidad, y por tanto serán transparentes y sinceras previa firma del contrato. Si no es así, y la información te llega justo en el momento de firmarlo, ten cuidado.

Puedes valerte de las opiniones de otros autores respecto a la editorial en cuestión, algo que podrás encontrar en Internet. Esto hará que vayas advertido, sabiendo de antemano si se trata de una editorial de confianza o si por el contrario, se aprovechan de los autores y sus obras, muchas veces debido al desconocimiento.

Qué debe contener el contrato editorial

firma acuerdo

 

Un contrato editorial es un documento de libre acuerdo entre el autor y editor, principalmente para la venta y compra de derechos. Sin embargo, se denomina cesión de derechos, porque ni se pueden vender ni comprar. En cualquier caso, al tratarse de un acuerdo libre, las cláusulas pueden variar en tanto y en cuanto no se establezcan en contra de la ley. Por este motivo, vamos a establecer cuáles son dichas cláusulas.

– La identificación de cada una de las partes. En este apartado deberán establecerse el nombre, la dirección y el NIF o CIF. En el caso de la editorial, deberán contar los datos y el nombre de la empresa, pero también el NIF de la persona que lo firma junto con su “puesto” .

– Se debe incluir la fecha y el lugar de la firma.

– El número de ejemplares a publicar, tanto el máximo como el mínimo, además de los ejemplares establecidos para la primera edición.

– La fecha y lugar donde se firma. Se puede hacer constar una ciudad aunque en realidad se firme en dos distintas. Una la del editor y otra la del autor.

– El tiempo que durará el contrato, que puede variar dependiendo del tipo de editorial y de lo que tú exijas. De este modo, puede ser un período mínimo de dos años y máximo de siete. Durante este tiempo, no podrás disponer de los derechos de la obra, y por tanto no podrás publicar en otra editorial o en cualquier plataforma de autoedición.

– El carácter exclusivo de la obra es otra de las cláusulas fijas para todas las editoriales, aunque puede haber excepciones.

– La limitación territorial o por idiomas. En este apartado se contempla el tipo de cesión de derechos a nivel territorial, es decir, si das permiso para su distrbución a nivel nacional, europeo o mundial por ejemplo. Del mismo modo, podrás limitar los idiomas a los que se traducirán. Por lo pronto, esto suele significar que cuando se publica la obra en otro idioma, se repartan los ingresos por dicha lengua  a la mitad entre las partes.

– El tipo de edición que se va realizar, es decir, si el libro se publicará en físico, en digital o ambos. Lo común a día de hoy es ceder los derechos de edición para la publicación en todos los soportes.

– Los royalties también entran dentro de este apartado, por lo que es en este apartado en el que sabrás cuál será tu remuneración. Por lo general, esta cifra suele ser el 10% del precio de venta excluyendo el IVA. Únicamente se ofrece un porcentaje mayor a autores consagrados, por lo que esta cláusula es la que menos podrás negociar.

– Por último se especificará el plazo de entrega de la obra.

Obligaciones de la editorial y del autor

acuerdp

 

Es importante saber cuáles son las obligaciones de las partes, para que consten en el contrato editorial y sea más fácil llegar a acuerdos remitiéndose a las cláusulas.

Por tanto, las obligaciones de la editorial son las siguientes:

– La reproducción fiel de la obra, por lo que no se pueden introducir cambios que no hayan sido consentidos por el autor.

– La distribución según el acuerdo al que se haya llegado, asegurando que la obra será explotada y difundida de forma continua de acuerdo a lo que se establezca desde el sector.

– El pago al autor según se ha convenido en el contratado. Por lo general suele tratarse de una liquidación semestral a los tres meses máximo de la liquidación, lo que significa que hasta pasados nueve meses no recibirás ningún ingreso. Esto es algo común, pues la editorial también tarda tiempo en recibir los ingresos del distribuidor.

Por otro lado, las obligaciones del autor son las siguientes:

– Hacerse responsable de la autoría de la obra, es decir, no puede ser plagio ni parcial ni total o esto supondrá un delito. Esto también es importante en cuanto a imágenes o gráficos, por lo que es recomendable que lo comentes antes de firmar.

– Entregar la obra en el plazo establecido.

– El autor debe ser diligente en todo lo que respecta al libro, acudiendo a las presentaciones que se lleven a cabo gracias a la editorial, por ejemplo.

En cualquier caso, lo más importante es que las partes establezcan de forma clara todos los puntos que quieran tener en cuenta para evitar futuros desacuerdos. Lo mejor es que antes de dar el paso, te informes de los requisitos para publicar con tu editorial, y así no te pille nada por sorpresa.

Publica con Vive Libro

Con viveLibro nos adaptamos a las condiciones de cada uno de nuestros escritores. Gracias a la amplia experiencia de nuestro equipo legal y de asesores y basándonos en un contrato tipo nuestros editores elaboran un contrato que se adapta a los distintos servicios contratados por nuestros autores para elaborar un contrato a su medida. Publicar con viveLibro es publicar con la confianza de que cada uno de los autores es el dueño de su obra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *