“Vena en verso’ es amor, como el hilo conductor de una evolución personal”

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 3,60 de 5)

Cargando…

Nuestra autora Lucía Bayón se estrena con viveLibro con su poemario Vena en verso, un libro en el que el amor es el protagonista pero no entendiendo únicamente el amor como algo romántico sino como un hilo conductor de una evolución personal, de una historia que podría ser la de cualquiera, como la de los lectores que tienen el libro entre sus manos. A través de ese hilo conductor los lectores encontrarán diferentes facetas del amor más o menos amables y que seguro más de uno habrán experimentado.

A través de la entrevista que os dejamos a continuación, Lucía no solo nos habla de su nuevo libro sino también de todo el proceso hasta que su poemario Vena en verso llegó a materializarse en papel y cómo surgió la idea de publicarlo, además comprobaremos los referentes literarios de nuestra autora que a lo largo de su vida han influido en sus textos.

vena-en-verso-lucia-bayon

viveLibro (V): Lucía, ¿cómo surge tu interés por la escritura y la literatura y cuándo decides dar el paso de publicar?

Lucía Bayón (LB): Uno de los recuerdos más nítidos que tengo de la infancia es el momento de los cuentos, de la lectura como parte de un juego rutinario que compartíamos en familia. Por ello, es inevitable decir que es a mis padres a quienes les debo el amor por los libros.  Supongo que la escritura vino muy ligada a eso. Siempre me gustó escribir y tuve mucha imaginación, pero lo hacía o bien para el colegio, o bien para mi total intimidad. Con el paso de los años, cuando fui creciendo, me di cuenta de que era una de las maneras que tenía de poner en orden todos mis sentimientos. Cuando estaba feliz, lo dejaba reflejado como un hermoso recuerdo imborrable, pero cuando estaba triste, era como una terapia… Un modo de hacer catarsis.

El paso de publicar se produjo cuando me di cuenta de que no sólo escribía de mí y para mí, sino que la temática se había ido ampliando sin yo apenas notarlo y más personas se sentían identificadas con mis palabras. Y, desde mi punto de vista, ese es el fin. Que quien lea el libro pueda ver una parte de su historia mezclada con la mía. Quizás en otro momento no me habría atrevido, pero me animaron y fue como cerrar también una historia familiar, pues mi abuela y mi tío ya habían querido hacerlo antes que yo… Quizás sea algo hereditario.

V: ¿Cómo surge la idea de Vena en verso?

LB: La idea surge en el momento en el que me doy cuenta de que, si juntara todos mis escritos, tanto los que están en folios como en las notas del móvil, llenaría varios cuadernos o libros. Entonces, comencé a leerlos y, casi por inercia, fui ordenándolos. Esto sirvió para hacer un filtro, descartando algunos, guardando otros en un cajón… Y el resto, de tanto moverlos de un lado a otro, leyendo y releyendo, se fue ordenando solo. Y me di cuenta de que ya no tenían sentido sueltos, pues todos ellos eran parte de algo en común. En ese momento, aún no sabía qué sería ese “algo”, pero fue tomando forma de a poco.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en Vena en verso?

LB: Van a encontrar, sobre todo, mucho amor. Pero no de la misma manera que nos lo cuentan siempre, sino tratándolo como el hilo conductor de una evolución personal, de una historia que podría ser la de cualquiera. Viajarán a través de sus diferentes facetas, las más y las menos amables, para desembocar justo allí donde es sincero, donde no duele.  Entendiendo que, al final, la fuerza más potente que nos mueve a hacer todo lo que hacemos es justamente el amor. Ya sea a alguien, a algo, o a nosotros mismos.

V: ¿Cómo surge tu amor por la poesía?

LB: De la misma manera que la literatura estuvo muy presente en mi vida desde muy pequeñita, también lo hizo la música (algo que también amo). Y, aunque hoy ya sé fijarme mucho más en los ritmos, los instrumentos, las armonías…  las canciones me gustaban o no dependiendo de su letra, de la historia que había detrás de ellas. Por ello, no resulta extraño que, con el paso de los años (sobre todo en la adolescencia) intercalara mucha poesía entre las novelas románticas o de fantasía que leía en aquel entonces. Desde ese momento, se convirtió en un hábito. Más adelante, cuando comenzamos a tener internet en el móvil, recuerdo que cada noche leía un ratito, tanto de autores muy conocidos como de otros totalmente anónimos. Simplemente me acostumbré a que formara parte de mi día a día y me fui enamorando de ella.

V: ¿Quiénes han sido y son tus referentes poéticos?

LB: Como comentaba, me gusta mucho juzgar lo que leo por el contenido, y no por quien firma. Muchas veces me ha emocionado más un poema de una persona muy poco conocida que del poeta más famoso. A pesar de ello, lógicamente me resulta inevitable no mencionar, por ejemplo, a Neruda, a Benedetti o a Galeano, entre los más clásicos; o a Defreds e Irene X, entre los más actuales.

V: En todo el proceso de escritura, ¿qué ha sido lo más fácil y lo más complicado a la hora de escribir?

LB: De todo el proceso lo más fácil fue escribir, aunque suene un poco loco. Porque normalmente no me decido a escribir y me pongo a ello, sino que pasa algo de repente que me lleva a querer dejarlo por escrito justo en ese instante. Como si alguien empezara a dictarme las palabras una a una al oído y yo simplemente fuera copiándolas. Por otro lado, lo más difícil fue justamente el último paso. El encontrarme realmente delante de un libro que me convenciera a mí misma como para emprender vuelo hacia todas las personas que decidan acompañarme en esta aventura.

V: ¿Por qué Vena en verso, cómo te decantaste por este título?, ¿barajaste más opciones?

LB: Casi como los textos, el título llegó solo. En el momento en el que todo cobró sentido, me di cuenta de que había mucho de mí depositado en cada página, en cada palabra. Es como abrirme en canal y dejar salir lo más interno. Y, siguiendo esa idea, nada más visual que la sangre que recorre nuestras venas, que en este libro se convierte en la tinta con la que se plasma cada verso.

V: ¿Qué te inspiró para elegir esta portada?

LB: Con la portada la verdad es que di muchas más vueltas. Me costó mucho más… Siempre creí que lo importante está en el interior, pero entendí que hay ocasiones, como esta, que el exterior importa, y mucho. Que, si los ojos son el espejo del alma, la portada también tiene que ser el reflejo de lo que se podrán encontrar los lectores en cada página. Por suerte, pude contar para ella con una fotógrafa amiga, Luz Rodríguez, que hizo magia consiguiendo exactamente lo que yo quería. Y es que, aunque en la imagen estoy yo, la importancia la tiene un símbolo: la mariposa. No sólo por la transformación, sino también por el hecho de dejarla volar. Me pareció una metáfora muy bonita y espero que guste también a todo aquel que se encuentre con ella.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevaran Vena en Verso a casa?

LB: Les diría, antes de nada, que confíen en las personas que estamos empezando nuestra andadura en este mundo literario… Que venimos con un aire renovado y tenemos mucho para dar. Vena en verso no sólo pretende hacerse un huequito en las estanterías, sino en el corazón de todos aquellos que hayan amado, amen, o vayan a amar, para emprender juntos a través de sus páginas ese viaje especial sólo de ida, que acaba justo allí donde el amor es sincero. ¿Me acompañáis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *