Microrelatos: como escribirlos en 10 pasos

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Un microrelato se refiere a una historia o cuento de ficción que es muy breve; incluso puede escribirse en un compendio de palabras que van desde cinco hasta doscientas. Representa un género literario desde hace unos 58 años aproximadamente. En la actualidad estas historias tan cortas suelen sorprender a los lectores.

Aunque parece sencillo por lo corto del microrelato lo más adecuado es no intentar conseguirlo con la primera redacción. Por lo tanto debe escribirse la historia completa y luego ir editando y borrando aquello que sobra hasta darle el sentido que se requiere.

Pasos para redactar un buen microrelato.

Por este motivo te presentamos algunos pasos a seguir para lograr redactar un buen microrelato. Entre ellas tenemos:

  1. Plantear un tema de fondo específico: Todo microrelato gira en torno a una historia determinada enmarcada en un tema de fondo; en ese sentido, te recomendamos enfocarte en algunos asuntos propios de la literatura como la envidia, el primer amor, la vida como un sueño, la ira, entre otros sentimientos que resultan una excelente propuesta para este tipo de trabajo.
  2. Brevedad: Como es una historia muy corta, el microrelato debe elaborarse en un documento que no exceda las doscientas palabras. Trata de contarla de la forma más breve posible.
  3. Puedes utilizar varios géneros: Una de las ventajas que ofrece el microrelato es el hecho de que permite el uso de varios géneros narrativos como poesía mezclada con otras estilos de escritura como los haikus y los aforismos. Por tanto, puedes experimentar todo lo que imagines siempre que los recursos a utilizar sean los adecuados.
  4. Información condensada: Un buen microrelato es aquel que condensa todo lo básico referente a una historia sin utilizar un gran número de palabras, pues en este caso se trata de un relato breve que proporciona al lector información sencilla y deja a su imaginación el relleno de los huecos que queden en la historia.

Para ello lo más recomendable es elegir el momento más importante y clave de la historia y presentarlo en un pequeño relato. Por ello, si no tienes idea sobre qué utilizar para hacer tu microrelato puedes iniciar con el preciso momento más álgido de la historia. Eso te ayudará a captar a tus lectores.

  1. Deja paso al suspense: Recuerda que el microrelato no tiene tanta extensión como para cumplir con el requisito clásico de presentación, nudo y desenlace. Por ello te recomendamos que no cuentes todo… deja mucho a la imaginación del lector, por lo que debes encargarte solamente de contar una acción… la principal, pero de una manera muy clara y precisa.
  2. Sé conciso: El microrelato no da tiempo a utilizar muchas palabras para que puedas despertar una sensación específica en el lector; por ello te recomendamos buscar y utilizar las palabras más adecuadas para que nada sobre y nada falte. Si debes recurrir al uso de sinónimos hazlo siempre que encuentres un término idóneo para transmitir lo que deseas.

No utilices muchos personajes y no seas tan preciso en las descripciones del lugar en el que se desenvuelve la historia, pues el objetivo es plantear una historia sencilla, con una cantidad reducida de elementos. Por lo general necesitas leer y releer lo que has hecho hasta encontrar las palabras y los resultados que quieres obtener.

  1. Demuestra exactamente lo que deseas contar: Aun cuando tengas muchas ideas extensas acerca de lo que quieres contar debes ser muy breve, por lo que lo más aconsejable en este caso es hablar acerca de un hecho concreto de la historia.

Por ejemplo, si tienes la idea de plantear una historia entre un padre y un hijo no es necesario contar cómo es la relación entre ellos desde el nacimiento del niño. Basta con narrar un acontecimiento específico entre ambos personajes, en el que muestres o que deseas reflejar realmente.

  1. Despierta la imaginación del lector: Todos los microrelatos deben representar un episodio específico con una fuerza de tal magnitud que haga volar la imaginación del lector después de haber leído el relato y continúe recreando en su mente lo que faltó.
  2. Da un giro al final de la historia: Con el objetivo de mantener activa la imaginación e interés del lector debes proporcionar al final de la historia un giro inesperado, ya sea en sentido figurativo o en forma de chiste.

Una de las opciones para proporcionar ese giro también es dejar una frase abierta que motive la reflexión de los lectores una vez que han leído el texto.

  1. Apóyate en un buen título: Tomando en cuenta que el título es uno de los recursos más valiosos con los que contamos para aportar elementos significativos al microrelato debes aprovecharlo y construirlo de tal manera que añada aún más datos importantes sobre la historia contada.

Estos 10 consejos te ayudarán a lograr la redacción adecuada de un microrelato, cumpliendo con todas las normas establecidas para ello; sin embargo, también es importante que tengas en cuenta otros aspectos como:

  • Si deseas cautivar a tus lectores lo más adecuado es iniciar con algo que les intrigue y lo impulse a continuar leyendo para descubrir lo que realmente sucede en la historia. Es decir, redacta el microrelato de una manera misteriosa, pues el lector continúa con la lectura hasta encontrarse repentinamente con el giro final sorprendente para incentivarlo finalmente a la reflexión.
  • Uno de los mejores ejemplos de ello es la pequeña historia de Paz Monserrat Revillo llamada “Herencia”, la cual despierta una gran curiosidad en el lector, quien no sabe si de verdad vio el rostro de su abuela en el pendiente con un zafiro al limpiarlo o se refiere sólo a una metáfora.
  • Otro aspecto importante en la redacción de microrelatos es evitar el uso de términos o frases abstractas; pues el objetivo es que todas las personas puedan comprender fácilmente el texto, sin necesidad de recurrir al uso de un diccionario para ello.
  • También debes recordar que es necesario persuadir al lector para que dé rienda suelta a su imaginación en cuanto a la culminación del relato. Por tanto, es importante que no intentes obligarlo a sentir o desarrollar la experiencia que tú deseas; es él quien decide de qué forma puede dar continuidad a la historia.

Algunos de los autores de habla hispana que han incursionado en el mundo de los microrelatos son: Gabriel García Márquez, Juan José Millás, Eduardo Galeano, Arturo Pérez Reverte, Ana María Matute, entre otros. Ellos han recurrido a estas narraciones para dar mayor sentido a sus obras y novelas, alcanzando un éxito muy reconocido a escala mundial.

Todo relato, libro u otra obra debe cumplir con una regla general: establecer un vínculo con el lector. Para ello es imprescindible recurrir a la seducción de las palabras, pero éstas últimas deben elegirse de una forma más exhaustiva para lograr despertar el interés del lector, por lo que es válida la redacción y corrección permanente hasta obtener los resultados deseados.

Redactar un microrelato es un proceso un poco complejo. Si te animas a hacerlo ten en cuenta todo lo que te hemos planteado en este post. Si no te sale a la primera no te preocupes, pues los mejores escritores también se ven obligados a redactar y corregir… es una cuestión de concentración, paciencia y motivación permanente.

Siempre que le proporciones el interés necesario podrás lograr el objetivo de escribir un buen microrelato. Si amas la escritura y crees que tienes el potencial necesario para ello no te quedes esperando… Comienza a dejar fluir las ideas y quizá hasta te sorprendas de lo que puedes alcanzar una vez que das rienda suelta a tu imaginación.

Microrelato

¿Y qué hago después?

No te quedes en tu zona de confort. Si consideras que has hecho un buen trabajo y alguien puede interesarse por él no lo pienses dos veces para dar el siguiente paso. Arriésgate a introducirte en este mundo tan interesante, en el que descubrirás muchas cosas apasionantes; además, con el paso del tiempo puedes adquirir una gran experiencia en la redacción de microrelatos.

Antes de enviar algún texto para publicar te recomendamos buscar la opinión de un lector que no conozca la historia que has planteado para probar si el relato causa la impresión que deseas que provoque. En caso de que no sea así, no te frustres y busca la forma de lograr lo que quieres.

Si has elaborado un microrelato y deseas publicarlo cuentas con varias opciones. Una de ellas es contratar los servicios de la editorial Vivelibro, donde se encargan de asesorarte y brindarte el respaldo necesario durante todo el proceso. Si deseas conocer más acerca de ellos ingresa a  https://www.vivelibro.com

Esa es una de las grandes ventajas que tenemos acerca de la elaboración de estos trabajos, pues por medio del uso de las herramientas tecnológicas podemos lograr la difusión de nuestras obras desde la comodidad de la casa, por medio de un ordenador. Esa es una de las maneras más inteligentes y positivas de aprovechar los avances tecnológicos actuales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *