Cómo transformar tus textos académicos (tesis) en un libro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Transformar tus textos académicos en libros puede ser una de las mejores opciones para lanzarte al mundo literario. La literatura es una de las materias más extensas. Existen libros, enciclopedias o tratados que contienen en sus hojas cultura, historias o conocimiento fruto de un estudio profesional. Por esta razón, cualquier sabiduría o trabajo académico encuentra su lugar dentro de una biblioteca. Es muy común que las personas que dedican años de su carrera profesional a investigar sobre el estudio de una cuestión facultativa, sientan que sus textos académicos (ya sean tesis doctorales, estudios de fin de grado, fin de máster, etc…) son imprescindibles para ampliar el contenido de la materia. Los temas que se suelen abordar en los estudios académicos suelen ser únicos,  interesantes, poco tratados y fruto de una investigación que ha durado incluso años. Convertir estos textos en libros acerca el estudio del autor a las personas, es decir, amplía su público.

Si tu deseo es autopublicar tu tesis o texto académico que tanto tiempo y esfuerzo te ha costado redactar, seguramente es porque consideras que tu destreza bajo esa materia te ha convertido en un experto. No dudes que tu obra puede ser un documento de referencia para cualquier persona que necesite ampliar su conocimiento sobre la temática abordada o acceder a tu trabajo por necesidades académicas.

En este post queremos animarte a tomar la decisión de publicar tu texto académico. Tu libro aporta un conocimiento exclusivo y original que merece ser compartido con la sociedad y viajar de generación en generación. Recuerda que en viveLibro estamos encantados de ayudarte, a continuación te dejamos unos pequeños consejos para que tu libro alcance éxito y se convierta en una obra imprescindible de leer para cualquier interesado en abordar la materia.

texto-academico-tesis-libro

Adaptar el contenido del estudio académico al formato libro

En primer lugar debes tener en cuenta a la hora de transformar un texto académico o una tesis en un libro es que un texto académico y un libro tienen diferencias notables y por eso el formato no debe ser el mismo. Las tesis académicas son textos muy trabajados y contienen un lenguaje que muchas veces puede ser difícil para personas que no son expertas. No es lo mismo el estilo de redacción de una tesis doctoral o texto académico que vas a presentar ante un tribunal de expertos en la materia, con el estilo de un libro cuya finalidad es dar a conocer a un público más general el contenido en que se basa tu investigación. El objetivo es adaptar el conocimiento formal de la tesis al formato de escritura que requiere redactar un libro divulgativo.

No solo debes adaptar el contenido, es recomendable que disminuyas el número de páginas. En la tesis habrás añadido información para contrastar cada detalle y demostrar que es una investigación personal. En el libro la información tan profunda no es necesaria, elimina aquello que no va a interesar al lector, es decir lo que no depende de ti y no es académico. Por ejemplo reducir el número de citas o notas de página e intenta explicarlo sin acudir a otros expertos (a no ser que sea imprescindible para comprender un concepto complejo).

Repetir el contenido de un concepto importante a lo largo de la obra también es una forma de adaptarse al formato libro, ya que, aunque te resulte muy obvio un concepto, al lector le puede resultar complicado. No tengas miedo de incidir en algo que te parezca clave para comprender la materia y el estudio en sí. De hecho, el lector lo agradecerá.

Cuida la apariencia de cada página

Cuando el lector pasa cada página de tu libro debe ubicarse con facilidad dentro de sus apartados sin suponerle un esfuerzo añadido. Al tratarse de un texto académico que procede de una exhaustiva investigación, el contenido será ya lo suficientemente complicado como para agregar trabas innecesarias al lector a lo largo de la lectura que lo confunda. Por eso, el aspecto de tu libro debe dotar al receptor  de ‘’paz visual’’ y no suponerle ninguna saturación pasar las páginas.

Tu obra debe mostrar un aspecto de limpieza y orden. No te obsesiones por clasificar todo dentro de apartados y sub-apartados, es más sencillo para ti y el lector si un apartado abarca más contenido; en caso de que sea imprescindible clasificar conceptos o definiciones, puede añadir ‘’esquemas’’ en las páginas para ayudar al lector a estar situado en todo momento (algo así como ubicarlo dentro de un mapa de contenidos especializado).No abuses de títulos y subtítulos para clasificar los esquemas, recuerda que a veces menos es más.

Sabemos que esta parte es difícil ya que seguramente vas a tener que renunciar a parte de tu investigación y debes esforzarte intelectualmente por crear de nuevo un índice, esta vez adaptado a un libro que nutra de conocimientos y a la vez sea fruto de entretenimiento para los lectores.

Evita las notas a pie de página y las citas todo lo que puedas. Esto no quiere decir que te apropies de definiciones de otros autores como propias.

Los espacios en blanco también son importantes y envían un mensaje. Aprovecha los espacios en blanco que necesites para separar cada parte del libro y darle un respiro al lector. Además ten en cuenta que el final de cada apartado supone un momento de reflexión en que el lector analiza toda la información que ha adquirido anteriormente y añade en la mayor medida posible los conocimientos a su cabeza.

¿Por qué no añadir ilustraciones?

Todo contenido que puedas explicar con palabras también tiene su interpretación en ilustraciones o infografías. Añadir contenido visual entre tanto texto es una ventaja añadida para los lectores ya que facilita la comprensión del contenido. Además ten en cuenta que muchas personas tienen la memoria visual mucho más desarrollada que la capacidad de retención de texto y definiciones.

Decir que los libros con ilustraciones son exclusivos para niños y que añaden un toque infantil al contenido es un pensamiento falso. Una ilustración llama tanto la atención del lector que lo hará detenerse unos minutos en observar la infografía y seguramente se esforzará por entenderla en contenido y forma. Utiliza esta ventaja que te dan las ilustraciones para intentar explicar los conceptos más complicados y que más te interesen destacar de tu estudio. Tampoco abuses de ilustraciones en cada página porque harán perder el interés del lector. Un uso excesivo de esquemas, ilustraciones o cualquier elemento que se salga de texto también puede saturar al lector.

Si tu tesis o texto académico es sobre un concepto o investigación que has resuelto por medio de experimentos, añade fotografías reales realizadas por ti en el momento de observación de tu experimento. Muchas veces explicar cómo se comportan los elementos tras una reacción o alteración de su entorno es más fácil demostrando las consecuencias reales. Además las fotografías aportan un plus de credibilidad e interés a los lectores que  inicialmente no tengan devoción por el tema en cuestión.

transformacion-tesis-libro

La estructura del libro es distinta a la del texto académico

Al igual que el contenido de la tesis académica ha sufrido una adaptación al formato libro, la estructura debe cambiar. No podemos presentar la misma en ambos, pero si puedes ayudarte del sumario de la tesis para realizar tú nueva estructura. Los textos científicos se construyen desde una hipótesis, se lleva a cabo un desarrollo de la investigación (en que buscamos refutar o contrastar la tesis inicial a base de experimentos) y por ultimo añadimos un apartado de conclusiones donde explicamos al lector que hemos sacado en claro del proyecto de investigación.

En cambio, el libro debe tener una estructura de introducción, desarrollo o nudo y desenlace, es decir hay que adaptar la investigación a una historia. La introducción es clave porque debemos explicar cuál es el objetivo del libro, porque es importante la investigación y que vas a aprender sobre el experimento. Así reducimos el contenido académico e introducimos el libro más suave a los lectores.

Público objetivo

A la hora de transformar un texto académico en libro, como en cualquier redacción, hay que dedicar unos breves instantes en pensar a que publico nos dirigimos, seguro que tu objetivo será dirigirte a la mayoría, pero a veces es preferible elegir un público objetivo para que la obra sea más acertada.

El público por el que te decantes será clave para elegir el lenguaje, los conceptos, la forma de explicarlo y sobretodo el contenido. En caso de que pretendas adaptar tu trabajo a un libro dirigido a expertos en la materia, dotaras el libro con tecnicismos, dedicarás menos tiempo a explicaciones que consideres obvias y tu lenguaje será más sofisticado y profesional. Si por el contrario adaptas tu libro a lectores no expertos, no debes descuidar tu lenguaje pero tampoco hacerlo excesivo, es decir, usa un lenguaje culto.

Disfruta con tu obra y publícala

Nuestro último consejo antes de llevar a cabo el proceso de transformar tu texto académico en un libro es que disfrutes cada momento que dediques a la obra ya que te resultará realmente satisfactorio transmitir tu obra como un legado.  En viveLibro trataremos tu libro de forma individualizada según tus objetivos y necesidades.  Nuestro equipo editorial te acompañará en todo el proceso y pondremos a tu disposición los servicios editoriales que más se adapten a tu obra. Nuestra razón de ser es ayudarte a cumplir tus sueños y publicar tu obra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *