Maquetación de un libro. La importancia de una maquetación profesional

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

La armonía es uno de los elementos más importantes en la literatura. Hablamos de la armonía estética, es decir, el aspecto físico de un libro cuando abrimos sus páginas por primera vez. Para conseguir una obra literaria de calidad intervienen muchas figuras profesionales, como es obvio, el autor de la obra vuelca todas sus ideas, su profesionalidad escribiendo, su control del vocabulario y de la lengua en la que está trabajando… Pero no solo es la única persona que hace que el libro sea una obra con un acabado perfecto. La maquetación profesional es la que se encarga de colocar todos los elementos físicos para que la armonía entre unos y otros dote a la obra de profesionalidad y comodidad para que los lectores tengan una experiencia placentera en su momento de lectura.

Imagina que un escritor (o tú mismo) escribe una novela en la que invierte todo su talento, sus mejores ideas, y un dominio brillante de las palabras que ha introducido en su historia. Si la maquetación no se realiza teniendo en cuenta una serie de principios imprescindibles, todo su esfuerzo y dedicación no habrá tenido sentido, pues los lectores encontrarán “algo raro” en las páginas, tendrán dificultades para leerlo y continuar la lectura.. y la obra que apuntaba ser un éxito y una ilusión para el autor, tendrá una mala acogida en el mercado de la literatura. Es impensable que por un error en diseño y maquetación una obra pueda verse afectada de tal manera. Por lo que, si el propio escritor no sabe cuáles son los principios básicos, deberá delegar esa función (que tanta importancia va a suponer para su trabajo, en un experto en diseño y maquetación).

En viveLibro nos encargamos del proceso de diseño y maquetación de cualquier obra, libros impresos, documentos y publicaciones que necesiten un aspecto profesionalizado, para que nuestros autores disfruten del proceso de escritura como tanto aman.

Qué es la maquetación profesional

La maquetación profesional de obras en formato papel consta de varias funciones: es necesario maquetar, componer la obra, colocar los elementos tanto textuales como gráficos  en armonía y orden necesario, diseño editorial y gráfico etc. No se limita a colocar el texto y los objetos necesarios que van a aparecer en la publicación. Por ello son necesarios una serie de conocimientos y conceptos, además de un tratamiento con cuidado, paciencia y dedicando el tiempo necesario para ello, fijándonos en cada detalle. En viveLibro nos comprometemos con nuestros autores en que cada página de cada una de sus obras está revisada detalladamente, supervisada por un profesional y cuidada.

Para poder maquetar debe existir un diseño previo donde una persona realiza esta labor; y una vez terminado y comprobado en la pantalla el aspecto que va a tener la obra se procederá a su impresión física. Llegamos a la conclusión de que encontramos tres figuras que intervienen en la creación de una obra: el autor, el diseñador y el maquetador.

¿Por qué es necesaria la maquetación profesional? ¿Qué ventajas aporta?

La maquetación profesional es tan necesaria que se vuelve ya una tarea imprescindible. Se ha tenido en cuenta desde el principio de los tiempos, cuando se cuidaba cada detalle de los manuscritos y hoy en día hemos facilitado esta tarea gracias a la tecnología; pero la filosofía del maquetado sigue siendo la misma: garantizar un resultado visual agradable, donde cada elemento que aparece tiene justificación.

Las ventajas que ofrece son infinitas: por una parte facilitamos la tarea de lectura de las personas. El objetivo es que el lector no tenga que interrumpir su lectura por alguna sílaba mal separada, una oración suelta, una página mal colocada, un elemento que no tenga ningún sentido en la propia obra… es decir, la maquetación existe para que el lector no se distraiga con los elementos y pueda disfrutar plenamente de su lectura, sin tener que prescindir de la intensidad de sus sentimientos. Queremos dar sensación de limpieza y no agobiar al lector con detalles innecesarios o elementos sueltos. Por muy atractivo que sea el hilo argumental de una historia, una maquetación descuidada puede afectar a la lectura hasta tal punto que la historia deje de interesar porque el lector no puede parar de pensar en los errores que contiene el libro.

No se puede hablar de “maquetación profesional” sin antes hablar de “diseño profesional”.

Como ya hemos comentado, antes de maquetar hay que diseñar obligatoriamente. Es muy posible que la misma persona se encargue de ambos procesos (siempre y cuando sepa realizar el diseño y la maquetación con conocimiento). Son tareas complementarias, no podemos hablar de la una sin realizar antes la anterior.

Primer paso: el diseño. Funciones del diseñador.

El diseñador es la persona que se va a encargar del aspecto físico que van a encontrar los lectores al leer las páginas, es decir, el diseñador se encarga de la estética de la obra literaria. Sus funciones son variadas, debe definir la tipografía que va a aparecer en la obra, los niveles de jerarquía de la información, cuidar los márgenes y las sangrías, los estilos de los párrafos, cuidar la división de las palabras, prescindir de los espacios en blanco etc.

Segundo paso: el maquetador. Funciones del maquetador.

El maquetador debe aplicar sobre el papel las indicaciones del diseñador, es decir, ejecutar físicamente la maqueta que ha realizado el diseñador. La función del maquetador es que las páginas del libro sean exactamente como las ha marcado el diseñador y hacer que la impresión posea lógica armonía editorial y además un resultado de calidad.

Principios básicos a tener en cuenta

Maquetación “profesional” requiere conocimientos previos y exactos sobre cómo hacer correctamente la maquetación de una obra. En general hay una serie de principios que no se pueden descuidar, es obligatorio que el diseñador y el maquetador tengan en cuenta estos factores porque son errores que un profesional no puede permitirse cometer.

1)      Visión en doble página

Parece sencillo pero muchas veces, con la introducción de la tecnología muchas personas se olvidan de que el diseño físico de un libro se debe tener en cuenta en doble página y esto es uno de los errores más graves que se puede cometer. En nuestro país se lee de izquierda a derecha. Es muy común que los capítulos comiencen en la página derecha del libro. Deben considerarse las dos páginas en el diseño, los márgenes que las separan y la armonía entre ambas páginas, así como una serie de elementos que van en cada página: la numeración, encabezado si lo requiere, pie de página si lo requiere etc. encabezado si lo requiere, pie de página si lo requiere etc. Cuando se diseña teniendo en cuenta la doble página, el diseñador otorga unidad visual y consigue que los elementos se vean, físicamente, mejor colocados y justificados.

2)      Márgenes y retículas

Ambos son elementos visuales que se utilizan para la organización del texto que va a contener la página. Los márgenes son muy necesarios, una de las funciones que nos aportan es que al imprimir el libro en cuestión, el texto esté dispuesto para que no se corte con la encuadernación.

La retícula define el espacio resultante para la caja donde se va a ubicar el texto. Se crea el espacio de la caja de texto en el centro de la página y se va moviendo ligeramente esta caja hacia arriba y hacia fuera en la doble página. Así el margen exterior es más pequeño que el interior y el margen inferir posee espacio suficiente para colocar el número de página.

3)      Cuadrícula

Podemos definir la cuadrícula como una especie de plantilla, renglones o pauta sobre la que se va a asentar la tipografía. Es además una forma de composición que respeta el principio de simetría necesario (que las páginas posean el mismo número de renglones, que estén alineadas, que todas sean visualmente simétricas…).

Gracias a la cuadrícula tenemos en cuenta un aspecto fundamental que es la línea base donde se cierra el texto. Es necesario que una maquetación profesional garantice que las páginas de la obra terminen en la misma línea base, es decir, todas las páginas acaban en la misma altura, en el último renglón que se ha definido en la caja de texto y debe utilizarse de forma continua hasta que se llegue al final de un capítulo.

4)      Tipografía

Un elemento muy necesario. En todo el texto debe aparecer la misma tipografía y debe ser adecuada para ofrecer una correcta función de legibilidad sin saturar al lector (hay tipografía específicas para cada función, unas para hacer cómoda la lectura, otras para títulos etc.)

5)      Viudas y huérfanas

Las viudas y huérfanas evitan que la línea base esté ausente. Así la línea base cerrará en todas las páginas por igual. Es un elemento tipográfico imprescindible en la maquetación profesional.

En viveLibro realizamos estas funciones por ti

Nuestro equipo de profesionales cuenta con una amplia experiencia en las distintas fases del proceso editorial, te acompañará durante la publicación de tu obra y ofrecerá un trato cordial y cercano. Podemos ofrecerte una alta gama de servicios que incluyen corrección, maquetación y diseño entre otras funciones. Cuenta con nosotros para conseguir un resultado profesional y dedícate única y exclusivamente a escribir como tanto amas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *