Luis Arribas: “Correr es el entretenimiento más democrático del mundo”

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)

Cargando…

Luis Arribas repite con viveLibro con una temática que domina y que además le ha permitido ayudar a todos aquellos que han querido lanzarse al mundo del deporte, concretamente a correr. Consejo de un runner viejo. La guía para correr sin parecer imbécil es el segundo libro de nuestro autor dedicado a esta temática y con el que Luis, a través de una recopilación de textos fáciles y de columnas de opinión muy ágiles, pretende que toda aquella persona que quiera saber sobre la actividad física pueda hacerlo de forma práctica sin tener que recurrir a guías con eternas enumeraciones llenas de consejos.

A continuación os dejamos con la entrevista a nuestro autor donde él mismo nos desvela algunas de las claves de su nuevo libro.

luis-arribas-consejo-runner-viejo

viveLibro (V): Luis, después de estrenarte en el mundo de la literatura con Run con limón, ¿cómo surge la idea de seguir con la temática del running con Consejo de un runner viejo. La guía para poder correr sin parecer imbécil?

Luis Arribas (LA): Veo que a pesar de la cantidad de literatura que existe, incluida mi anterior obra, seguimos dando de qué hablar. Se siguen cometiendo los mismos errores de concepto. Los personajes del mundo del deporte recreativo continúan desbocados por un desfiladero de felicidad dolorosa. Se sigue incorporando gente al ejercicio más sencillo del mundo y se sigue bajando gente del tren del correr por lesión, aburrimiento o falta de perspectiva. Había que seguir contando experiencias y este libro sigue la línea marcada en Run con limón.

V: ¿Qué van a encontrar los lectores en Consejo de runner viejo?

LA: Creo que encontrarán un agarradero de sensatez. Es un libro elaborado hilvanando columnas de opinión y eso lo reduce a unos tiempos de lectura y reflexión muy ágiles, llenos de pausas. En consecuencia, un lector de este libro tendrá un repaso integral a todos los temas que se cruzan y rodean al deporte de correr. Tendrá que desmigarlos y parar al final de cada ráfaga, quizá volver a leer capítulos pasado el tiempo. Hay muchísima información oculta y saldrán preguntas a debate; no íbamos a ponerlo todo tan fácil.

V: ¿Para qué nos puede ser útil un libro sobre running?, ¿es necesario leer sobre el tema para empezar a correr?

LA: Tener obras de referencia siempre son útiles. En algo que nos va a exigir un cuidado del cuerpo, todavía más. La eterna pregunta es si este libro puede ayudar a alguien que quiere conocer sobre la actividad en concreto, o si solo tiene sentido cuando ya se está inmerso en el placer de correr. Yo escribo igual que se lo contaría de palabra a alguien que me preguntase. Habitualmente saco gente novata a trotar y vuelven contentos. Creo que un libro que da pistas sobre cómo correr más años y de una manera más divertida tiene todo el sentido.

V: ¿Eres más de running o de correr de toda la vida?

LA: Soy de reírme de esa necesidad de establecer etiquetas. Llevo toda mi vida corriendo salvo una infancia en la que nadie se dio cuenta que era una herramienta de utilidad. Pero ni entonces estábamos a salvo de etiquetarlo: entonces aquello era footing, luego jogging. ¿En qué ha cambiado la cosa? El personal sigue echándose a los parques y las calles y se sigue sudando y sufriendo igual. Lo llamamos como lo llamemos este es el entretenimiento más democrático del mundo. Pero yo corro. Si fuera inglés diría I run.

V: ¿Qué diferencia Run con limón de Consejo de runner viejo?

LA: En este Consejo de runner viejo me atrevo a preguntarme una cosa: ¿hay necesidad de parecer imbécil? Hay menos experiencia personal y más reflexión. Por lo tanto reflexiono más; hay preguntas de todo tipo aunque giran, en general, alrededor de si parecemos imbéciles mientras nos dedicamos a examinarnos en lugar de disfrutar del correr. También es un libro que me pone en situación de ese cambio vital tan complicado de entender: cada día duele algo porque envejecemos y cada día hay que emplear más voluntad en hacer algo que –ahora sí- tiene que gustar mucho.

V: ¿A qué público va destinado este nuevo libro?

LA: Irónicamente, no es un libro destinado a los corredores de experiencia. Creo que los que empiezan a correr pueden disfrutarlo porque se aleja de las guías llenas de consejos enumerados como si estuviéramos en el trabajo. Los capítulos son tomas de aire. Las columnas cortan la pesadez con el cuchillo de la palabra. El tono, el contenido y la mala leche van empapando al lector. Y eso, a un novato, lo mediatiza. Los corredores veteranos, además, ya no tenemos remedio.

V: ¿Cómo surge el título del libro y también cómo elegiste su portada?

LA: El título es un resumen de un montón de palabras que quise usar en el título de Run con limón. Pero claro, quedaron descartadas porque aquel juego de palabras se lo llevaba todo por delante. Siempre he escrito para contar y enseñar. Estamos en plena era de lo conceptual y la idea central y el diseño debían girar en torno a “vamos a dejar de hacer el imbécil y escribamos de una manera condensada”. Conocía el grabado de portada de unos artículos que escribí sobre los corredores profesionales del siglo XIX y algo parecía llamarme. Es posible que mucha gente me asocie ahora a ese tipo del bigotín y la gorrilla. No me importa. Antes me asociaban a un libro de correr en el que aparecía un cubata en portada.

V: ¿Qué ha sido lo más complicado y lo más sencillo a la hora de escribir este libro?

LA: Lo complicado ha sido el momento en que, con el libro ya en imprenta, nos comunicaron que la cabecera de referencia del mundo del corredor, la revista Runner’s World, se caía del proyecto empresarial actual y era adquirida por otro grupo. De repente una parte de la razón de ser de mis columnas se iba al carajo. También ha sido difícil decidir por un volumen determinado de material. Nunca se tiene suficiente pero hay que decir basta. Si un autor se está repitiendo quizá sea el momento de cortar. Lo más sencillo ha sido trabajar con el equipo editorial de viveLibro. En serio.

V: ¿Qué le dirías a los lectores para que se llevaran Consejo de runner viejo a casa?

LA: Si alguien que quiere hacer deporte necesita que alguien le asegure durabilidad, que es posible correr sin dolor, que esto no es una obligación sino un entretenimiento, quizá el hobby más fácil y divertido que hay, este libro no dice cómo hacerlo pero sí despertará una conciencia sensata de cómo evitar errores que todos cometemos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *