Cómo transformar una tesis en un libro

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Aportar conocimiento académico al mundo en general es un bien que pocos aprecian, y que sin embargo es muy necesario en nuestra sociedad. Muchos autores dedican casi toda su vida a estudiar un tema concreto en profundidad, por lo que en ocasiones sus investigaciones llegan a ser referentes para el mundo académico. En este caso, en ocasiones es de mucha ayuda que estos referentes académicos también estén a disposición del público en general para que el conocimiento sea transmitido de forma adecuada.

Por esto, escribir un libro de una tesis es sin duda una opción factible para alcanzar esta meta que muchos expertos contemplan. El proceso de escribir una tesis ya implica que el autor es un experto en la materia, y que por tanto sabrá sintetizar su trabajo además de redactarlo de forma adecuada a un público menos especializado.

Aún así, es importante tener una serie de consejos en mente para que este proceso no se haga demasiado cuesta arriba. Entre las cuestiones que vamos a tratar, es muy importante tener en cuenta que lo fundamental es intentar transmitir de la forma más sencilla posible el conocimiento del autor. Por esta misma razón, el lenguaje no puede ser exactamente  igual que el de la tesis, porque será más difícil para el lector entender todo el contenido. Además, otra de las cuestiones importantes tiene que ver con la organización, ¡es esencial!

Características de una tesis que no suele contener un libro

Para comenzar a hablar de transformar una tesis en libro, primero es necesario establecer qué características definen una tesis y que no suelen ser propias de un libro.

– Se enfocan a un público limitado, es decir, son escritos con un lenguaje muy especializado. Por tanto, las tesis están dirigida a un público muy reducido y experto en la materia, lo que implica que la forma en la que están escritas las afirmaciones suele suponer un obstáculo a la hora de convertirlo a un libro. Principalmente, porque el libro va dirigido a un público general, por lo que además del tipo de lenguaje, es importante que no se den cosas por sabidas.

– Tienen que basarse en una serie de reglas formales y de estilo, lo que a la hora de escribir un libro supone una mayor libertad. Por lo general, las tesis deben contar con un número determinado de páginas, por ejemplo, lo cual está determinado por la universidad. De la misma forma, el estilo narrativo también se describe por la institución determinada, lo que implica un tipo de narración demasiado recargada, con jerga propia, voz pasiva o menciones a autores, entre otros.

– La actitud defensiva es otro de los factores que están implícitos en la forma de escribir una tesis, y que sin embargo no son nada recomendables en lo que respecta a los libros dirigidos al público en general. El fin de la tesis es el de convencer a un jurado de que se trata de un tema original y que el autor conoce dicho tema a la perfección, en la mayoría de los casos sin embargo, apoyado en las palabras de otros que han investigado el tema con anterioridad. Abundan por tanto las citas y afirmaciones muy amplias, que para el lector no es necesario.

Consejos para transformar tu tesis en libro

A primera vista y después de haber realizado un gran esfuerzo para llevar a cabo una tesis, puede parecer  sencillo transformarla en un libro para el público en general. Sin embargo, es importante tener en cuenta una serie de consejos que podrán ayudarte en esta tarea, o al menos, hacerla más sencilla y accesible al resto. Además, ya no tendrás que defenderla y por tanto, será simplemente para compartir sabiduría. Por eso, vamos a darte las claves para ello:

Organización

Para obtener un libro de calidad respecto al tema que has tratado en tu tesis, es importante que tengas en cuenta una organización. Si ya has defendido tu tesis, esto es sólo un paso más, pero es importante para la consecución con éxito de este producto. Deberás adaptar tus conocimientos al tipo de narrativa que requiere un libro divulgativo, y por tanto deberás basarte en tres premisas que te ayudarán con la organización de tu conocimiento.

En primer lugar, tienes que tener muy en cuenta que el contenido debe ser más reducido y algo más general que el texto que has presentado en un tribunal. Por tanto, aunque lo explicaremos más adelante, se trata de un eje fundamental para que tu libro no se le haga una bola a tus lectores.

En segundo lugar, es muy recomendable que incluyas ilustraciones, otro punto que trataremos en profundidad más adelante. Será importante que también te organices en este sentido para que no sean aleatorias y tengan un sentido.

Por último, el orden que le des al contenido es muy importante para una mayor comprensión del lector, por lo que es importante que también organices todo lo referente a este paso.

Lo mejor es que hagas un plan de acción con tres ejes para abordar estos puntos y que el proceso sea mucho menos farragoso.

Prepara tu mente

Aunque ya hayas realizado la tesis doctoral, y ya de por sí esto te suponga mucho esfuerzo, debes prepararte para afrontar la transformación que finalizará con tu libro. Nuestra mente es nuestra mayor aliada, pero también puede jugarnos una mala pasada. Por eso, debes concienciarte para que tus pensamientos sean positivos: debes pensar la cantidad de conocimiento que vas a transferir al mundo, algo que vas a hacer con ilusión y pasión, porque se trata de un tema en el que eres experto.

Por eso, es esencial que tengas una actitud positiva y las ganas de hacer llegar el tema al público. Además de esto, la concentración y la focalización son tus mayores aliados en este aspecto. No dejes que el tiempo corra, lo mejor es que te organices y te mentalices del trabajo que tienes que desempeñar, para que la puesta en valor de tus ideas y conocimientos no se convierta en un problema.

Público objetivo

Este es un punto muy importante a la hora de trabajar en el libro. Decidir el tipo de público al que te vas a dirigir es un paso que debe ir antes que el contenido que vas a incluir, ya que la división de tu público hará que el contenido del libro sea mucho más específico. Es decir, puede ser un contenido más científico o intuitivo, dependiendo de la decisión que se refiere a los lectores.

Además de definir el contenido, también definirá el tipo de redacción que vas a utilizar, del mismo modo que tú mismo definirás como un tipo de autor determinado.

Contenido

Como ya hemos mencionado en el consejo anterior, es importante que antes de pasar al contenido, tengas muy en cuenta a qué público te estarás dirigiendo. Una vez hayas definido este paso, podrás crear un resumen de los conocimientos que quieres plasmar en el libro, que pueden coincidir o no plenamente con los contenidos de tu tesis. Podrás organizarlo así por temas, en vez de capítulos, por ejemplo. Esto se verá reflejado en el índice, que probablemente tampoco coincida con el de tu tesis.

Este paso puede suponer un problema para muchos autores, ya que significa renunciar a una parte de los contenidos de tu tesis, puesto que como ya hemos dicho varias veces, ha dejado de ser algo centrado en unos jueces especializados para centrarse en el lector.

Por este motivo, la organización es un punto esencial, pues es probable que si no cuentas con un mapa mental mediante el cuál establecer lo que quieres modificar o incluir, será más difícil ajustarse a los parámetros básicos de un libro.

Ilustraciones

Aunque este no es un paso esencial para publicar tu libro en base a tu tesis, es un recurso que puede ayudar mucho a la comprensión del contenido, además de permitir al lector un respiro del discurso. A veces los temas que parten de una tesis pueden contener conceptos difíciles de comprender, y una imagen puede permitir al lector entenderlo solo con un vistazo.

Sin embargo, debe tener un nexo obvio con el texto. En caso contrario, no harás sino despistar al lector y que este pierda el hilo de la exposición. Es importante que las ilustraciones sean de calidad, porque si no acabará por tener el efecto contrario al que buscas.

Orden

La máxima de este tipo de publicaciones es la comprensión de los contenidos, por lo que si se trata de conceptos demasiado confusos que no sigan un orden lógico, el lector terminará por utilizar tu libro para cualquier otra cosa menos para adentrarse en el conocimiento de la materia.

Por este motivo, es importante que el argumento tenga un orden, puede ser por fases o cronológico, de forma que se fácil de comprender. Además, puedes recurrir a personas externas que puedan ofrecernos otra visión para mejorar este paso.

Horario de trabajo y fecha final

EL tiempo que le dediques a transformar tu tesis en libro, también es fundamental. Si tienes un horario establecido de trabajo, te será más fácil conseguirlo en un tiempo más ajustado. Además, ya cuentas con lo fundamental, no tienes que volver a realizar un trabajo exhaustivo, será únicamente un proceso de adaptación.

Al haber realizado ya un proceso similar con tu tesis, si te poner una fecha tope, ya tendrás una gran parte del trabajo hecha y podrás avanzar mucho más fácilmente.

Déjate aconsejar para publicar tu tesis

Cuando ya hayas obtenido el borrador del libro, es aconsejable que pidas ayuda a personas expertas del sector editorial, ya que serán opiniones mucho más fundamentadas que las que pueda darte alguien que no entienda del tema o no sepa cómo funciona el mundo editorial. Además, es un esfuerzo que mucha gente no está dispuesta a hacer, pero para los expertos es su trabajo.

Por tanto, puedes recurrir a ellos para encontrar una portada, publicarlo en las principales plataformas o para darle el formato adecuado, entre otras muchas.

En Vive Libro contamos con los mejores expertos para realizar este tipo de trabajos, por lo que si tienes dudas respecto a la publicación de un libro basado en tu tesis doctoral, estás en el lugar adecuado. Consulta todos los detalles y las opciones en nuestra página web.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *