Libro de divulgación: Qué es y cuáles son sus características

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Escribir un libro es un objetivo que muchas personas se proponen, al menos una vez en la vida. Cada persona posee unas experiencias, unos conocimientos o una idea que puede llegar al corazón de un lector, y volverse imprescindible en su vida. La actitud es la mejor gasolina para aquellos que desean escribir una obra, sea cual sea su especialidad.  Muchos profesionales expertos en una materia a la que han dedicado largos años de su vida en estudiar, profundizar, investigar y aumentar su conocimiento, han soñado alguna vez con poder plasmar sobre el papel  su obra y trabajo.

Cuando los conocimientos de una persona aportan algo nuevo a la sociedad, escribir un libro de divulgación es una buena opción para contener el formato de la información que se precisa. Cualquier persona con un conocimiento de una disciplina, si posee una nueva aportación, debería escribir un libro. Aunque la profesión no sea escritor, una persona que proviene de una carrera científica, puede añadir un valor imprescindible a una disciplina y conocer a fondo los contenidos que va a desarrollar. El único inconveniente es que para escribir un libro, muchas veces se necesita un conocimiento previo del lenguaje, de la estructura y de la forma más completa y sencilla para llevar a cabo este documento.

En este post de viveLibro vamos a dar las claves necesarias para enfrentarte a escribir un libro de divulgación (una opción perfecta para introducir tus conocimientos sobre una disciplina).

¿Qué es un libro de divulgación?

Un libro de divulgación tiene como objetivo interpretar y hacer accesible el conocimiento científico a la sociedad, es decir, a las personas que están interesadas en comprender un tema o informarse sobre esa materia en concreto. La divulgación pone su interés en teorías establecidas y aceptadas socialmente. Gracias a la divulgación, los conocimientos científicos llegan a la sociedad, más allá del mundo puramente académico.

Los libros de divulgación deben ser amenos y fáciles de leer. Es importante que el autor sea especialista sobre el tema que está desarrollando. El tema que propone es nuevo, de actualidad o muy popular (siempre y cuando aporte un tema o concepto novedoso y diferente a lo que podemos encontrar en las bibliotecas). El autor debe elegir el público al que quiere dirigirse (esto debe seleccionarlo previamente a escribir el libro, ya que el vocabulario y los conceptos deben adaptarse al público objetivo). El mensaje debe ser comprensible y cumplir una función social.

Debes tener claro el tema que deseas desarrollar

Para empezar, el primer paso para escribir un libro es tener claro el tema sobre el cual deseas escribir. El autor debe tener claro ciertos conceptos que obligatoriamente debe responder en su libro: qué desea contar, qué aporta su libro a la sociedad para que el público desee leerlo, qué diferencia su libro de otros que están en el mercado, qué conocimientos aporta.

Para escribir un libro, el autor debe tener algo que contar y para ello, debe tener el tema sobre el que va a escribir claro, así como las claves y conceptos que va a desarrollar. Cualquier intento de lanzarse a escribir un libro (sin poseer el tema claro) será un intento perdido, pues el libro no tendrá ni estructura, ni forma, ni orden en las ideas a desarrollar, y no aportará nada a los lectores.

Una idea principal sobre la que giran ideas posteriores.

La idea que hayas establecido para llevar a cabo la redacción es fundamental. Todo el libro de divulgación debe girar en torno a esa idea para que el lector se guíe y se oriente de forma automática. En el caso de que quieras incorporar varias ideas para desarrollar a lo largo del libro, debes establecer una como principal y explicarla y desarrollarla hasta que esté clara desde el principio al fin. Cuando los lectores tengan claro ese tema en concreto, puedes pasar a desarrollar otras ideas (siempre y cuando tengan relación con la principal, en el caso de que no, no deberían aparecer en el mismo libro).

Debes definir una planificación para redactar el libro

¿Cuánto tiempo necesitas para escribir tu libro de divulgación? Solo tú lo sabes. Tú conoces tu agenda, tu rutina y la posibilidad de compatibilizar tu horario con la redacción de un libro. Debes marcarte un plan (general) para poder organizarte correctamente, está comprobado que cuando una persona planea la redacción de un libro, y se somete a una rutina (horas para redactar a día, horario, que día va a descansar…) el libro posee un mejor resultado.

Debes marcarte un tiempo realista que puedas cumplir. No te propongas acabarlo en tres meses por mucho que domines el tema o poseas el contenido que vas a introducir, porque dentro de un libro de divulgación, hay muchos matices que debes perfeccionar.

Estructura del libro de divulgación

Es importante que definas cómo va a ser la estructura del libro. Lo primero es lo primero, el tema principal debe estar explicado, analizado y definir ciertos conceptos sobre este tema principal: quién es el padre de la teoría, por qué es importante su aportación a la sociedad, que soluciones aporta, qué conceptos son importantes para el desarrollo del tema… Es importante que desde el principio dejemos claro el tema principal para que los lectores no tengan problemas a lo largo de la lectura.

El título de la obra es una de las partes más importantes que debe establecerse. El título debe ser llamativo y lo más acorde posible con la materia que se va a desarrollar.

Es importante plantear un buen índice, que divida los capítulos que vas a llevar a cabo a lo largo de la obra. Los capítulos deben ser claros y específicos. El índice debe ser llamativo, claro y por supuesto atractivo para el lector. Además debe aportar el orden que necesita el lector para no perderse en el desarrollo de la obra.

Un libro de divulgación debe poseer una introducción (donde puedes añadir los conceptos anteriores) y en el caso de que sea necesario, un resumen de otras aportaciones sobre esta teoría. Tras la introducción, pasamos al desarrollo de la obra propiamente dicho, es decir, exponemos las claves, las ideas, las hipótesis… del libro de divulgación, sobre lo que habíamos pensado en el inicio. El tema principal y las ideas posteriores (siempre relacionadas con el principal). Por lo general, el libro debe estar dividido en capítulos, donde se desarrollará cada parte de la obra de forma más concreta. Gracias a la exposición del tema en capítulos, el lector sabe que va a encontrarse en cada parte de la obra. El título del capítulo debe concretar qué se va a desarrollar.

Por último se debe desarrollar la elaboración de las conclusiones que hemos sacado con el libro de divulgación. Puedes aportar un anexo o unas referencias para que el lector que considere, pueda informarse más sobre el tema. Por supuesto debes añadir una bibliografía sobre los artículos u obras que has consultado para desarrollar la obra.

Características de un libro de divulgación

Para clasificar un libro de divulgación como tal, debemos establecer una serie de claves que lo caracterizan:

  • Establecer hacia qué público nos dirigimos: Para redactar el libro debes establecer un público objetivo y adaptarte a sus características. Depende de la formación académica del público a quien lo dirijas, el contenido del libro puede elevar o disminuir el nivel de dificultad. En el caso de que el público tenga conocimientos básicos sobre el tema, el vocabulario no debe ser demasiado concreto ni contener tecnicismos; las ideas que expongas no deben darse por conocidas, sino que hay que explicarlas y desarrollarlas; puedes añadir definiciones en la página… En el caso contrario, que el público sea experto en la materia, puedes utilizar un lenguaje más difícil y especializado, y abordar temas más concretos.
  • El esquema estructural debe ser sencillo: introducción, desarrollo y conclusión.
  • Los capítulos no deben ser demasiado largos. El máximo debe ser 20-25 páginas. No satures un capitulo con demasiadas páginas para que la lectura sea lo más amena posible. Es conveniente que los capítulos sean cerrados y se puedan leer independientemente unos de otros (con una relación general del tema principal)
  • Las frases deben ser cortas y sencillas. Pocas subordinadas. Párrafos cortos para que no se complique demasiado una idea. Las frases más importantes que sea necesario resaltar puede enmarcarlas en un recuadro al final del capítulo a modo de conclusión.

  • Lo más adecuado es añadir ejemplos de casos reales para ayudar al lector a comprender cada parte o cada idea.
  • Añade imágenes, fotografías, esquemas
  • Aunque es adecuado añadir citas y notas a pie de página, no debes abusar de ellas para no agobiar al lector con información extra. Si algo es importante, redáctalo en tu libro.
  • Adapta el vocabulario al lector.
  • Evita el uso de negritas, cursivas, comillas, líneas o paréntesis.

Y por supuesto, busca un resultado claro y ameno. Te recomendamos que busques el término medio en el número de páginas para que no sea pesado y aburrido para el lector. Intenta no excederte de las 250 páginas.

Publica con viveLibro tu libro de divulgación

Nuestro equipo editorial te acompañará en todo el proceso de creación y edición de tu obra personal. Solo tienes que hacernos llegar tu manuscrito y hacernos saber cuál es tu objetivo y tus propósitos con tu obra, a partir de ahí trataremos contigo qué servicios editoriales son los que mejor se adaptan a tu obra. De la mano de nuestro equipo editorial y siempre bajo tu supervisión y en contacto constante con ellos y su experiencia dilatada en el tiempo ponemos a tu disposición las mejores opciones que te permitirán cumplir tu sueño y publicar tu libro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *