📕El diseño editorial: qué es, elementos y etapas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)

Cargando…

El poder de la imagen es indiscutible. Ya lo dice la frase “una imagen vale más que mil palabras”. Está comprobado que los seres humanos tenemos una mayor capacidad visual, por lo que a la hora de realizar un diseño editorial, los estímulos visuales son claves para llegar al cliente. Está comprobado que en muchas ocasiones la persona que va a una librería elige un libro en función de una portada atractiva, muchas veces sin conocer el contenido.

Los seres humanos procesamos las imágenes hasta 60.000 veces más rápidos que los textos, así que no es de extrañar que un diseño atractivo aumente la calidad del mensaje y genere más ventas.

De esta manera, el diseño editorial es clave para llegar al lector a través de lo visual además del contenido. Por eso hay que tener en cuenta los elementos que intervienen y las etapas, lo que hará de la publicación un producto exitoso, que reúna tanto el contenido como el aspecto gráfico

¿Qué es el diseño editorial?

El diseño editorial es por tanto la rama del diseño gráfico que se dedica al diseño, maquetación y composición de los productos y publicaciones. Es sin duda una parte fundamental del proceso de publicación, pues el cliente suele decidir su compra en función de los estímulos visuales que represente, y es por tanto uno de las ramas más complejas del diseño gráfico.

Una buena imagen de portada y una contraportada atractiva son fundamentales para esta primera impresión en el lector, pero además es de suma importancia la coherencia en los colores, los títulos y la forma de organizar la información.

Sin embargo, el diseño editorial debe estar ligado al contenido, aunque en este caso se deduce que el lector elige una publicación por su línea ideológica o informativa. En ocasiones esto no se cumple, y el lector se ve influenciado únicamente por el diseño.

Tiene por tanto múltiples definiciones, aunque todas coinciden en cualquier publicación que busque transmitir una idea mediante palabras y elementos de diseño gráfico necesita de un diseño editorial para atraer al cliente potencial.

Otra de las cosas a tener en cuenta es la adaptación al producto, pues cada uno de ellos requiere de unas especificaciones. No es lo mismo realizar un diseño editorial para un periódico, que para una revista o un catálogo, por lo que hay que tener en cuenta el objetivo de cada producto, el estilo de la publicación, además de su personalidad y al público al que va enfocado. Es decir, se debe conocer la esencia de cada publicación y saber adaptarse a ella.

Es por ello que para que un diseño editorial sea exitoso y funcione, se debe tener en cuenta no sólo la calidad y cantidad, sino también el nexo entre el contenido y su forma y diseño.

 

Elementos

A la hora de realizar un diseño editorial hay que tener en cuenta los elementos clave que ayudarán a transmitir la información de forma más efectiva. Esto se aplica a todos los tipos de publicación, son los elementos que unen todos los productos. Entre estos elementos se encuentran la tipografía, el formato, el papel, el color y los elementos gráficos, además de la retícula que se comporta como hilo conductor.

  • Tipografía: la tipografía es un factor fundamental para la legibilidad y para conectar con lo que queremos expresar a través del texto. Por lo general, la tipografía se elige en función del tipo de publicación, su mensaje, el formato y el público al que se dirige. Es por eso que la elección de la fuente tipográfica es una decisión que puede cambiar la forma de comunicar un mensaje determinado.
  • Formato: este elemento define la forma y la dimensión de los productos finales, es decir, cómo será presentado al cliente. En este caso, la forma depende del tipo de publicación (una revista transgresora puede publicarse en horizontal, mientras que un periódico es casi siempre vertical). En lo que respecta al tamaño, lo general es guiarse por la serie A, pero también hay pasos intermedios que están representados por la serie B. Así, un formato B4 estará en medio de un A3 y un A4.
  • Papel: según el papel que se escoja el diseño se ajustará mejor a los colores, hará destacar los elementos gráficos y hará posible una lectura más afín al medio. De esta manera, hay que tener en cuenta su gramaje, si es mate o si tiene brillo, entre otros.
  • Color: se trata de un elemento que determina la forma de percibir lo que se quiere transmitir. Por eso las gamas de colores van desde los cálidos a los fríos, y la percepción es distinta según la forma de combinarlos. Es un factor clave en publicaciones como revistas o catálogos; pero en novelas o informes se reduce a las cubiertas o algún elemento gráfico.
  • Elementos gráficos: además de imágenes, un diseño editorial puede contar en ocasiones con otros elementos como infografías, mapas, ilustraciones, etc. En este caso, suelen ser de gran ayuda para apoyar una idea de forma más gráfica que únicamente con texto.
  • Retícula: se trata de una de las herramientas más importantes, ya que es el elemento que aporta coherencia al diseño. La retícula es la base de todos los elementos, pues es la herramienta que estructura el contenido y engloba al resto de elementos mediante subdivisiones horizontales y verticales. Todos los productos parten de una retícula que contiene los elementos dentro de las páginas y su complejidad depende del tipo de producto que se lleve a cabo. No es lo mismo una retícula para una revista que para una novela, pues la primera requiere de un diseño más elaborado.

Etapas o proceso de creación

Los diseños editoriales deben pasar por varias etapas hasta convertirse en un producto finalizado. De esta manera, encontramos varios pasos dentro del proceso de creación.

Por tanto, las etapas podrían simplificarse en cuatro: creación, edición, diseño y producto editorial.

  • La creación es la etapa en la que se define el tema en base a la información o al mensaje que se quiere comunicar al lector a través del diseño, por lo que es fundamental que este paso sea lo más ajustado a la realidad posible para que así lo sea también el producto final. Por tanto, se deben evaluar aspectos como el mensaje, el contenido, si es o no una publicación especializada, etc. Todos los detalles son necesarios en esta etapa, como quién es el lector final o el segmento al que va dirigido, la idea que dará forma al producto final durante la siguiente fase.
  • La edición comprende los distintos elementos gráficos que se incluirán en a publicación. En esta fase por tanto se dará forma al tipo de tipografía que se va a usar, el tipo de papel, el formato o la retícula, entre otros. Es la etapa más larga y trabajosa, pero es en la que se dará forma a la idea de la fase anterior.
  • El diseño es la fase en la que todos los elementos anteriores toman forma y se pulen para conseguir el producto final antes de la producción.
  • La producción es la última fase del diseño editorial. Es la parte en la que se realiza la publicación, por lo que el producto puede pasar por imprenta o publicarse directamente en digital.

Reglas de oro en el diseño editorial

  1. Es muy importante que leas todo lo que diseñes, pues es la forma más efectiva de realizar un diseño editorial acorde al mensaje y al contenido que se quiere hacer llegar al lector.
  2. Otra regla importante tiene que ver con la legibilidad, la tipografía y el tamaño. Es fundamental conocer los tipos de tipografías que se van a utilizar, y sobre todo saber cómo se comportan una vez impresos o digitalizados, por lo que el tamaño de una tipografía puede variar mucho y perjudicar el diseño.
  3. Para que el diseño editorial funcione es muy recomendable utilizar sólo un tipo de fuente, para que sea un producto homogéneo. Así, puedes variar todo lo que rodea a los párrafos, pero es poco aconsejable abusar de distintas tipografías en los párrafos.
  4. La ortografía es la gran olvidada del diseño editorial, y sin embargo es una de las más importantes, pues no sólo es la imagen lo que cuenta, sino cómo está escrito el texto que pretende comunicar un mensaje al lector.

Un diseño editorial profesional

Hasta hace menos de una década los autores tenían pocas opciones a la hora de publicar su obra. Hoy ya pueden elegir cómo hacer llegar sus libros hasta el lector. Esas opciones las ofrece nuestra Editorial viveLibro, sello que aparece en el sector editorial a principios de 2012 con el objetivo de facilitar a los autores la autopublicación de sus obras de forma rápida, económica y profesional, sin perder sus derechos.

La editorial cuenta con un equipo experto avalado por años de experiencia en los diferentes ámbitos de la producción de libros y las artes gráficas (corrección, edición, diseño, maquetación, distribución, promoción…) y dispone de la última tecnología aplicada a la impresión digital, lo que permite realizar cortas y largas tiradas a precios muy competitivos. Si quieres más información sobre que servicios ofrecemos y el coste de publicar tu libro, no dudes en contactarnos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *