¿Qué tamaño y tipo de papel elijo para mi libro?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)

Cargando…

Una vez que has escrito tu libro es hora de elegir esos detalles que le darán carácter. Sin duda, el formato es de vital importancia para que tu libro tenga apariencia profesional, que unido al diseño editorial y la maquetación harán que sea todo un éxito. Pero hay otros detalles que debes tener en cuenta para que eso se cumpla y todo el diseño (además de tu historia, claramente) eleve tu libro aún más. Uno de estos factores fundamentales son el tamaño y el tipo de papel, además de la encuadernación.

Es de vital importancia que antes de elegir estos detalles, tengas en cuenta tres factores, según los cuáles podrás elegir con éxito lo que más se ajuste a tu libro. Los tres factores de los que depende esta elección son:

El tipo de libro que hayas escrito

El tamaño y tipo de papel no tendrá nada que ver si se trata de un cuento de niños con ilustraciones a color o bien una novela de ficción. Cada tipo de libro requiere de unas especificaciones distintas. El gramaje, el encuadernado o el tamaño serán distintos para cada uno de ellos, así que asegúrate de que te adaptas al tipo de libro que has escrito, pues en caso contrario podría perjudicar a tu publicación.

La extensión del original de tu libro

Otro factor a tener en cuenta es cuántas páginas tenga tu libro. De esto dependerá mucho el color o tipo de papel, además de la encuadernación. Ni se te ocurra publicar un libro de mil páginas con un gramaje muy alto o te cobrarán unas cifras desmesuradas, además de terminar con un tomo digno de dimensiones similares al diccionario de la RAE.

Formato de la máquina en la que vayas a imprimir tu libro

Es importante que antes de imprimir tu libro siguiendo las recomendaciones anteriores, te asegures de que el formato de la máquina sea el adecuado para el tipo de tamaño y de papel. Así, te evitarás sorpresas después de haberlo impreso.

Tipos de tamaño de papel

A la hora de elegir el tamaño de las hojas de tu libro, es importante que sepas que existe una diferencia entre el papel para imprenta y el que resultará después de la impresión. El papel de imprenta suele tener un tamaño algo mayor y será en el que se indiquen las marcas de corte, que sirven para saber por dónde se guillotinarán las páginas posteriormente. Por eso, se denominan “Formatos brutos” y se corresponden con las series RA y SRA. La serie RA es un 5% más grande que la serie A y la serie SRA un 15%.
Aún así, antes de hablar de términos tan complicados, es mejor que te decantes por un tamaño estándar para tu libro, y ya después la imprenta te especificará estos requerimientos.

Los tamaños de libros más comunes se relacionan con la serie A, y son los tamaños A5, A5 ampliado y A4. Lo más recomendable es adaptar tu manuscrito a los tamaños más habituales, porque ahorrarás en costes. Son tamaños que las imprentas ya tienen como “predeterminados”, aunque siempre puedes innovar, si es lo que te gustaría hacer. Sin embargo, esto te supondrá unos costes extras y quizás el resultado diste bastante de tu idea original.

Como hemos avanzado anteriormente, vamos a explicar los tamaños más utilizados:

Papel tamaño A5

Este tamaño se corresponde con unas medidas de hasta 14,8×21 cm y puede variar dependiendo de cómo de ancho o grande quieras que sea tu libro. Lo bueno es que esto no encarecerá el coste final, por lo que puedes variar un poco las medidas dependiendo de tus gustos. Este tamaño es el más común a la hora de imprimir un libro. Es fácil encontrar libros de novelas, poesía o ficción en este tamaño.

Papel tamaño A5 ampliado

Este tamaño tiene unas medidas de hasta 17×24 cm, y es el más utilizado para libros extensos. Esto se debe a que, al aumentar un poco el tamaño respecto al A5 común, permite aligerar el grosor del tomo. También se usa en aquellos libros manuales que buscan un tamaño no tan bruto y que sea más fácil de manejar que un A4

Papel tamaño A4

Este tamaño se corresponde con unas medidas de hasta 21×29,7 cm. Es por tanto el más grande de los tres formatos. Es el más utilizado en manuales o libros infantiles, porque permiten en el primer caso aligerar el tamaño y en el segundo, dar cabida a ilustraciones y letras grandes.

Sin embargo, hay otros tamaños que, aunque se suelen corresponder con los citados, llevan otros nombres. Es el caso de los tamaños anglosajones, que parten principalmente de la serie americana ANSI. Es aquí donde encontrarás el tamaño “carta o letter” que se corresponde con el tamaño A4 europeo, del cual deriva el tamaño “media carta”. Este tamaño se corresponde con el A5 europeo y es uno de los más utilizados en libros de ficción de plataformas como Amazon KDP.

Si tu propósito es imprimir en plataformas de libros bajo demanda, tendrás que tener en cuenta estos últimos tamaños, porque por lo general suelen trabajar con dichos formatos.

Tipos de papel

Otro aspecto o detalle que tendrás que elegir una vez acabado tu manuscrito, es el tipo de papel que llevará tu libro. Es cierto que hay opciones muy distintas e innovadoras (texturas, olores y colores), pero las imprentas no suelen tener todos los tipos de papeles en su almacén porque suponen unos costes muy altos y poca rentabilidad. No todo el mundo quiere publicar su libro con páginas de colores y perfumadas.

Además, si quieres que tu libro tenga calidades y formatos innovadores, los costes se encarecerán bastante. Por eso, es recomendable que te bases en un tipo de papel estándar, que es el que la imprenta comprará al por mayor, lo que hará que tu libro salga mucho más barato.

Estos tipos de papel estándar suelen ser tres

Papel Offset

El más común, el blanco base (como el papel de tu impresora de casa) y por tanto el más económico. Lo podrás utilizar independientemente del tipo de libro que hayas escrito, pues vale tanto para ficción, como para una biografía o un cuento de niños.

Papel Ahuesado o marfil

Un tipo de papel algo más amarillo que el anterior y de aspecto rugoso al tacto, por lo que suele utilizarse para publicaciones que requieran un aspecto más elegante, como puede ser una novela o un libro de poesías. Es difícil encontrar este tipo de papel en otras publicaciones, porque es algo más caro que el papel offset.

Papel Estucado

El tipo de papel satinado que se suele encontrar en aquellos libros que requieren una impresión de imágenes, dibujos o ilustraciones en color. Algunos ejemplos de ello pueden ser publicaciones de revistas, catálogos de fotografía o pintura, o cómics entre otros. Por ser un tipo de papel satinado (con brillo) resulta incómodo de leer, por lo que no debes usarlo si lo que quieres es imprimir un libro de poesía o una novela. Primero, por el hecho de que no permite leer bien, y segundo, porque estéticamente no es muy acertado.

Gramaje del Papel

El gramaje es el grosor del papel, por lo que es importante dependiendo del tipo de libro que vayas a publicar, del mismo modo que el color de papel.

Para un libro en estándar offset blanco o ahuesado, el grosor o gramaje es de 80 o 90 gramos. Esta elección dependerá del grosor del manuscrito, por lo que para tomos más grandes el gramaje será menor.

En el caso del papel estucado, lo más recomendable es usar un gramaje de 115 gramos, que garantiza una opacidad adecuada para fotografías, dibujos o ilustraciones. Sin embargo, el gramaje puede aumentar hasta 200 gramos en el caso de libros infantiles. En este caso, además de permitir dicha opacidad, el libro tiene una mejor apariencia. Si el libro tiene un formado A5 ampliado o A4, el gramaje puede variar entre 135 y 150 gramos, ya que el tamaño es mayor.

Sin embargo, los gramajes altos cuentan con el inconveniente de que el precio aumenta. Pero como en todos los casos, lo caro no siempre es lo mejor. No es nada recomendable recurrir a un papel con un gramaje superior a 90 gramos en una novela de 600 páginas. El resultado será un “monstruo” de novela, un tomo de dimensiones absurdas.
Además, otro factor negativo en los casos en los que se usan gramajes altos es que la distribución bajo demanda será mucho más limitada, tanto en plazo como en disponibilidad y precio. Este aspecto también es condicionante dependiendo de los tipos de papel. El ejemplo es claro para Amazon KDP, que sólo admite la impresión en papel offset o ahuesado de 80/90 gramos en el servicio de venta bajo demanda.

¿Necesitas un experto para elegir el tipo de papel?

Nuestro equipo de profesionales cuenta con una amplia experiencia en las distintas fases del proceso editorial, te acompañará durante la publicación de tu obra y ofrecerá un trato cordial y cercano. Podemos ofrecerte una alta gama de servicios que incluyen corrección, maquetación, diseño de portadas, creación de ebooks, impresión, distribución en formato digital y físico, comunicación, marketing, promoción, eventos y hasta mecanismos de financiación. No dudes en contactar con nosotros en cualquiera de las fases.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *