▷Cómo diseñar la portada perfecta de tu novela

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Una vez puesto el punto final a tu novela y cuando ya has decidido que ha llegado el momento de publicar haciéndole llegar tu manuscrito a tu editor todavía quedan algunos aspectos que limar y que adecuar para que tu novela sea un libro perfecto que esté a la venta en cualquier librería física o digital.

Uno de esos aspectos es el diseño de la portada, elegir una portada que se adecúe a la obra que tanto te ha costado escribir con sus personajes, su trama, todos sus escenarios y en definitiva toda la historia que hay detrás es algo fundamental. Esa portada debe reunir una serie de características que llamen la atención de tus futuros lectores y que les permita decantarse por tu novela y no por las demás que están en la mesa de novedades o en la estantería de ficción de la librería a la que acudan.

Desde este post te daremos algunas claves para diseñar y crear la portada perfecta para tu novela.

Qué debe incluir una buena portada

A la hora de imaginar la portada de tu novela puede ocurrir que lo tengas todo muy claro desde un primer momento o por el contrario que no sepas por dónde empezar. Cuando te imaginas la historia de tu novela en muchas ocasiones tienes claro qué es lo que quieres contar, quién de todos los personajes va a ser tu protagonista, quién de ellos va a ser el malo o en qué época o lugar va a ocurrir toda la trama. Pero cuando te pones a escribir gran parte de todo lo que tenias en mente se viene abajo, nada te cuadra ni te sirve o de repente decides que tus personajes tomarán nuevos rumbos.

Lo mismo te puede ocurrir con la portada. Desde antes de escribir la primera palabra ya sabes que la portada incluirá esa foto que siempre has tenido en casa, ese dibujo que tu amigo ilustrador te regaló en aquel cumpleaños, o esa foto original que ha pasado de tus abuelos a tus padres y que representa a la perfección todo lo que tu novela transmite. Sin embargo, todo el proceso de escritura y edición del libro es muy largo y sobre todo muy arduo y tu opinión puede cambiar o incluso puedes escuchar no solo distintas opiniones si no que esas personas te propongan ideas que a ti hasta ese momento ni se te hubieran pasado por la cabeza y decidas adoptarlas para dar ese aire nuevo que necesita tu novela.

Cuando decides dedicar todo tu tiempo a elegir la portada de tu novela tienes que tener en cuenta una serie de aspectos que siempre debes incluir para captar la atención de nuestros futuros lectores: una buena fotografía, un título atractivo y tu nombre o seudónimo, también de forma opcional incluirás el logotipo de la editorial y también si se considera oportuno otros elementos que aporten valor a tu obra. A partir de ahí puedes jugar con otros elementos pero siempre teniendo en cuenta la sencillez e intentar no sobre cargar esa primera impresión que los lectores se llevarán de tu obra. En toda novela, la portada será lo que determinará si los lectores quieren apostar por el libro que tienen entre sus manos y darle la vuelta para seguir leyendo el resto de la cubierta y sobre todo la sinopsis de tu libro.

A la hora de crear la portada tienes que tener en cuenta que ha de contener elementos que evoquen características relacionadas con la novela en sí, con sus personajes, con los escenarios, con la trama y que aporte a los lectores la información necesaria para que sepan cuál es el tono de la novela, qué se van a encontrar y qué es lo que quieres transmitir tú como autor a través de esa portada con el conjunto del libro.

Parece que es un trabajo que sencillo pero se trata de una labor que finalmente necesita tanta meditación o más que escribir la propia novela. Cuando sabes que el destino de tu novela pasa por que un lector decidirá si llevársela a casa o no por el simple hecho de que le guste la portada, es una gran responsabilidad.

Como comentábamos, la sencillez es la clave de cualquier buena portada pero no debes ni quedarte muy corto ni pasarte. La portada perfecta de tu novela debe contener no solo los elementos justos sino aportar toda la información oportuna para que tus lectores se lo lleven a casa.

Los recursos gráficos, como los colores, si quieres usar solo una tipografía o varias o las imágenes, deben basarse en la temática de tu libro teniendo en cuenta que no puede expresar lo mismo portadas de una historia de detectives que la portada de una novela romántica. Lo mismo ocurre si tu novela está enfocada a un público más adulto o a un público juvenil aunque tuviesen la misma temática.

Déjate guiar

En muchas ocasiones cuando nos empeñamos nosotros mismos en hacerlo todo es inevitable caer en el error, esto nos puede ocurrir en el proceso de edición e incluso cuando nos empeñamos en hacer nosotros mismos nuestra propia portada.

A la hora de diseñar la portada de tu novela lo mejor que puedes hacer es recurrir a un diseñador, por lo menos para que pueda asesorarte en qué es lo mejor a la hora de crear una portada de cero y sobre todo al tratarse de tu propio libro. Un diseñador experto en este tipo de diseños sabrá asesorarte en qué es lo que más le conviene a tu portada, las proporciones que tienen que tener todos los elementos de la misma y en definitiva todo lo necesario para que sea una portada en armonía y que concuerde con la temática de tu libro y sobre todo que sea del gusto de tus futuros lectores.

Lo más importante además de dejarte guiar es abrir la mente a nuevos diseños y conceptos sobre todo si vienen de la mano de un profesional. Tu puedes estar muy convencido en un tipo de diseño pero si te empeñas en no salir de ahí puedes estar perdiendo miles de oportunidades. Elige una fotografía, dibujo o ilustración que aporte información y sobre todo curiosidad entre tus lectores. Podrás elegir o bien fotografías tuyas o bien imágenes cedidas por amigos y conocidos tuyos que también apuesten por tu proyecto y quieran colaborar en tu novela. Sin embargo lo que resulta siempre más sencillo y habitual es recurrir a un banco de imágenes en donde puedes elegir la fotografía que desees pagar por sus derechos y utilizarla en tu libro.

Un vez elegido el elemento principal de tu portada debes elegir una tipografía acorde a todo el conjunto. Al igual que la tipografía del texto de tu novela, la de la portada tiene que ser un diseño de clara legibilidad. En muchas ocasiones es habitual decantarse por una tipografía demasiado ornamentada pero que puede no ser del todo eficaz ya que mezclada con las letras del título de tu novela puede ser de difícil lectura para los lectores y eso hará que directamente desechen tu libro entre las estanterías de la librería.

Además de la legibilidad también influye mucho el color elegido para la tipografía. Tienes que tener en cuenta que sea de fácil lectura teniendo en cuenta los colores de la fotografía o ilustración que le acompaña para que no cause estrés visual entre los lectores. Si vas a utilizar letra blanca, asegúrate de ponerla con un tipo grande o al menos en negrita para que se lea bien y si te decantas por algún otro color también tendrás que asegurarte que no se mimetiza con los colores de fondo. El color que habitualmente mejor se lee en cualquier portada, y por ello suele ser el más elegido, es el color negro.

Crea tu portada perfecta con viveLibro

Desde viveLibro contamos con un gran equipo de profesionales que se encargarán de sacarle el mejor partido al manuscrito de tu novela. Desde la corrección, la maquetación y el diseño del interior, nuestro equipo de editores serán los encargados de acompañarte en todo el proceso, siempre bajo tu supervisión e incluyendo todo aquello que tu consideres fundamental aunque siempre asesorados por su gran bagaje profesional.

Además de asesorarte en el diseño de la novela en sí, nuestro equipo de diseñadores también podrán hacer que la portada de tu libro sea toda una obra de arte y que consiga cumplir con el objetivo para lo que fue diseñada: atrapar a los lectores desde el primer golpe de vista. Gracias a nuestro equipo podrás conseguir crear esa armonía perfecta que hemos comentado a lo largo de este post haciendo que fotografía y tipografía sean todo uno y transmitan no solo todo lo que tu siempre has querido con ella sino que sean capaces de enamorar a los lectores.

Desde viveLibro podemos ayudarte a diseñar la portada perfecta y sobre todo te asesoraremos para que todo salga perfecto.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *