Encuadernación: ✅qué elegir entre pegado y cosido✅

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

A pesar del auge imparable de los ebooks en los últimos años, los libros físicos siguen siendo la forma más común de lectura, por lo que no hacen sino acentuar sus rasgos.  De hecho, cada vez hay un mayor número de editoriales independientes, a pesar de que muchos auguraron el fin del libro tal y como lo conocíamos. Por eso, la calidad de los libros de papel sigue primando frente a la volatilidad de los libros electrónicos, y con ello la encuadernación sigue siendo una pieza fundamental del producto final. Sobre todo en el aspecto estético, que al fin y al cabo es lo que capta el ojo del lector.

El proceso de maquetación requiere de un cuidado especial de los márgenes y el formato para que a la hora de elegir el tipo de encuadernación, éste se adapte adecuadamente. Y es en la encuadernación en la que se incluyen los tipos de papel, telas, cueros u otros materiales que buscan que el libro sea lo más estético posible.

En el mercado encontramos multitud de opciones a la hora de encuadernar un libro, pero no todos son válidos (a no ser que quieras hacer algo rompedor o de coleccionista) para todos los tipos de libros. Si eres un autor independiente, en el momento de planificar tu proyecto, deberás plantearte e informarte qué tipo de encuadernación se ajusta más a tu idea. Sin duda, si vas a publicar una novela de ficción no es recomendable hacerlo con una encuadernación en espiral o encuadernación japonesa, por ejemplo.

Entre la gran variedad de opciones, hemos seleccionado la encuadernación en rústica, que mayor calidad y mejor resultado dará a tu próximo libro, organizado por precio. Por otro lado, la encuadernación de tapa dura es la contraposición a la encuadernación en rústica, ya que se utilizan otro tipo de materiales que ofrecen mayor durabilidad.

Encuadernación en rústica

La encuadernación rústica es el tipo de encuadernación en el que las tapas son blandas, bien de papel, plástico o cartulina. Por lo general, las tapas y las páginas están unidas mediante pegamento al lomo, a diferencia de otros tipos de encuadernación en las que las páginas están unidas por grapas.

En sus orígenes, este tipo de encuadernación comenzó a utilizarse para abaratar costes, pero con el tiempo se generalizó de tal manera que prácticamente todos los libros se vendían en dos tipos: de tapa blanda y de tapa dura. Es por tanto, una de las formas más comunes de encuadernación y sin duda la más barata, aunque dependiendo del tipo el precio será mayor o menor.

La encuadernación rústica se puede dividir en tres tipos: encontramos la encuadernación rústica fresada, encuadernación en rústica con PUR y la encuadernación rústica cosida.

Encuadernación en rústica fresada (encolada)

– Qué es

Este tipo de encuadernación se conoce comúnmente como “encuadernación a la americana”, puesto que se usó masivamente en los Estados Unidos para encuadernar libros de bolsillo y cómics. Se caracteriza porque las hojas van sueltas, es decir, no se unen en forma de cuadernillos. Por tanto, se unen entre ellas y a las tapas con pegamento, y a su vez se unen de la misma forma al lomo. Las páginas se fresan (se cortan) por la parte del lomo antes de encolarlas, para que la sujeción sea óptima.

– Cuándo utilizarla

Es el tipo de encuadernación más usada en libros (sobre todo en tamaño bolsillo), pero también en revistas o catálogos, entre otras. Su uso principal se debe al bajo coste que supone. En lo que respecta a la durabilidad, es menos duradera que la encuadernación rústica cosida, factor a tener en cuenta a la hora de decidir entre ambos.

Encuadernación en rústica con PUR

Este tipo de encuadernación no es sino una variante de la encuadernación en rústica fresada o encolada. Sin embargo, el adhesivo usado es cola de poliuretano activo, que es mucho más resistente que los usados en el otro tipo de encuadernación. Además, sólo es necesario la aplicación de un tercio del pegamento que se usaría normalmente.

Es una buena alternativa cuando se busca una mayor resistencia y durabilidad en contraposición a la anterior opción, pero se quiere abaratar el coste que supondría una encuadernación en rústica cosida, además de hacer el proceso más rápido. Aunque es más barato que la encuadernación en rústica cosida, el precio aumento respecto a la encuadernación en rústica fresada.

Encuadernación en rústica cosida

– Qué es

La encuadernación en rústica cosida se caracteriza porque las páginas del libros se agrupan en cuadernillos que pueden variar de número dependiendo del grosor, aunque lo más habitual es encontrar libros con cuadernillos de 16 páginas. Estos cuadernillos se cosen entre sí con hilo vegetal, y una vez realizado este proceso, se pegan a la tapa. Además, es importante destacar que llevan por lo general una cartulina bastante gruesa que abarca tanto la portada, como el lomo y la contraportada. Esto se pega con cola por la parte del lomo, lo que permite mayor durabilidad y firmeza.

– Cuándo utilizarla

Se trata de un tipo de encuadernación que, como ya hemos comentado, es más barata que la encuadernación de tapa dura. Además es más duradera y resistente que la encuadernación en rústica con cola PUR. Por tanto, es recomendable para libros que sean muy finos o demasiado gruesos, además de libros con papel estucado (ya que pega peor que el papel offset) o libros con un uso prolongado e intensivo, como manuales y catálogos.

Encuadernación de tapa dura

– Qué es

La encuadernación en tapa dura, también denominada “encuadernación en cartoné” es similar a la encuadernación en rústica. La diferencia reside en los elementos que se utilizan en la elaboración de la cubierta, que está formada generalmente por un cartón rígido, cosida o encolada al lomo. Al confeccionarse en cartón, se consigue un acabado y una calidad superior al que podrían tener las encuadernaciones en rústica (tanto fresada como cosida). Además, la parte exterior suele estar forrada con papel estucado (brillante o mate) y generalmente está plastificada. En el caso de las caras interiores de la cubierta, se suelen forra en papel. Por tanto, en resumen, los elementos que se requieren para realizar este tipo de encuadernación son: el cartón rígido de un grosor de entre 2 y 2,5 mm; el forro que recubre la parte exterior y que suele ir plastificado y las guardas que recubren el interior del cartón.

– Cuándo utilizarla

El coste de este tipo de encuadernación es superior a las opciones anteriores, aunque no es excesivo. Sin duda, la calidad de los elementos permite que la resistencia y durabilidad sean máximas, pero también requiere un tiempo de producción superior al de los anteriores tipos de encuadernación. Es por ello que se debe utilizar para libros que vayan a utilizarse muy a menudo y durante mucho tiempo, como pueden ser diccionarios, libros profesionales o manuales, entre otras. Además, si tu libro es de gran formato, también es una buena opción si quieres mantener su durabilidad.

Por eso, pese a su precio, en ocasiones es la mejor opción para garantizar que la calidad es la adecuada. Además, deberás tener en cuenta ciertos aspectos durante la maquetación: el sangrado debe ser de 20 milímetros cuando la encuadernación es en tapa dura, ya que es la distancia que se utiliza para forrar.

Otros tipos de encuadernación

Es necesario aclarar que los tipos de encuadernación de los que hemos hablado no son los únicos que encontramos en el mercado. También podemos encontrar muchos libros con encuadernación grapada, pero no es recomendable utilizar este tipo a no ser que sea un libro con pocas páginas, una revista, un programa para eventos o algo similar.

La encuadernación en espiral

es un tipo poco recomendable si lo que buscas es esteticidad. Normalmente se usa para manuales muy densos, ya que es la forma más económica de tener las páginas unidas, pero no es nada recomendable para encuadernar libros.

La encuadernación en wire-o

es similar a la encuadernación en espiral, pero en este caso en vez de una espiral, se utilizan anillas. Del mismo modo que la anterior encuadernación, ésta permite una mayor flexibilidad y es común verla en manuales o catálogos, pero casi imposible verla en libros.

viveLibro

Si quieres obtener un resultado mucho más profesional y ahorrarte largas horas de edición y maquetación de tu libro, además del aprendizaje del uso del software que hayas elegido lo mejor es que recurras a profesionales. De hecho, empresas como ViveLibro servicios editoriales te ofrecen un servicio de maquetación y diseño para tus libros, que hará que no tengas que preocuparte por nada. También ofrecen la impresión, distribución y el marketing en caso de que tengas el libro ya maquetado.

Por ello, es importante que valores el tiempo y los costes que te puede ahorrar acudir a una empresa especializada en estas labores que además podrán ayudarte en la etapa de difusión y distribución de tu libro.

Te ofrecemos los más completos servicios editoriales al mejor precio, pero sin sacrificar la calidad. Somos la mejor opción para editar, distribuir y vender tu libro, ¡compruébalo!

¿Por qué buscar una imprenta cuando con nosotros puedes disponer de muchos servicios añadidos? Para más información ponte en contacto con nosotros aquí. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *