Recursos y consejos para escribir un cuento

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Escribir un relato o cuento corto es una buena forma de embarcarnos o introducirnos, en el profundo mundo de la narración. Gracias a las narraciones cortas como los cuentos, los escritores “entrenan” su habilidad de redacción, mejoran sus recursos estilísticos, amplían su vocabulario y puede ser muy útil para adquirir experiencia y emprender proyectos literarios más difíciles, que requieren de un mayor esfuerzo y constancia como supone escribir  una novela.

Escribir cuentos cortos abre muchas puertas a tu carrera profesional como escritor. Aunque es difícil, rendirse nunca es una opción. Puedes presentar tu cuento en concursos de escritura e intentar ser el ganador. Muchas personas participan en estos concursos, así que sino logras ser el vencedor, no te desesperes pues habrás ganado más experiencia que te ayudará a mejorar tus puntos fuertes y te dará energía para intentarlo de nuevo las veces que haga falta.

En este post de viveLibro, vamos a dedicar unos minutos a darte consejos para que realices cuentes cortos con soltura y veas todas las ventajas que pueden hacerte adquirir como escritor. Recuerda que toda la experiencia que vayas adquiriendo para manejarte sobre el papel, te ayudara a enfrentarte con seguridad suficiente a cualquier género literario que te propongas redactar.

Un cuento corto se caracteriza por su brevedad

Aunque parezca obvio, muchas veces los escritores sobrepasan el límite de palabras que caracteriza a un relato breve. Un cuento no es una novela, por lo tanto tienes que lograr la capacidad de contar tu historia pero sin profundizar tanto como lo harías en una novela. Es fundamental que si tienes una idea original, la adaptes al formato de brevedad que requiere el cuento.

Un cuento corto es una narración que tiene su propia estructura y características, si incumples alguna de estas no estarás redactando un cuento breve. Aproximadamente la extensión de este tipo de narraciones suele ser desde las 500 a 15.000 palabras. No te salgas de este límite de palabras. En caso de que tu objetivo o motivación para escribir un relato breve sea presentarlo a algún concurso o revista literaria, deberás adaptarte a las reglas de extensión  o límites de palabras que te impongan.

Es normal que te resulte difícil pensar que puedes contar una historia en 500 palabras, pero es posible y de hecho muchos escritores lo hacen. Apuesta por la simplicidad y sencillez y no busques contar historias demasiado ambiciosas.

Por regla general el cuento corto se caracteriza por desarrollarse en un espacio de tiempo breve, en un solo lugar o lugares muy conocidos y concretos, que no necesiten descripción para situar el lector  (una ciudad conocida como París, Nueva York). O simplemente situar al lector en un lugar popular y que cada uno haga la imagen mental del lugar en su imaginación respecto a sus experiencias personales, como por ejemplo la playa, la montaña, el centro de la ciudad… (Cada lector se imaginará una playa que conozca, el centro de la ciudad en la que vive etc.)

El cuento corto posee su propia estructura

Un cuento no es un resumen de una historia, es una historia en sí misma y por tanto tiene su propia estructura. El cuento corto se compone de tres partes que seguro te resultarán familiares: comenzamos por el planteamiento, seguimos con el nudo o desarrollo de la historia, y debemos terminar con un desenlace. Si tu cuento carece de esta estructura,  no podrás clasificarlo como relato breve, sino como una anécdota.

El planteamiento es la parte inicial, lo que también podríamos llamar introducción. En esta parte se presenta a los personajes y cuál es su problema o propósito que va a ser objeto de la narración, es decir, lo que narras en el planteamiento es lo que se altera en el nudo. Es esencial que el planteamiento tenga sentido y no comprenda errores porque este será la base para continuar el relato en el nudo.

El desarrollo o nudo es la parte más amplia de la historia y por tanto donde encontramos el conflicto o problema que da razón de ser a la historia. El nudo debe estar conectado con lo que narrábamos en el planteamiento, es decir, el problema o quiebre que desarrolles en el nudo debe proceder de la introducción, no tiene ningún sentido escribir un problema que surge a mitad del relato porque se trata de un cuento corto.

El desenlace es la parte donde culmina el relato. La historia finaliza y para eso debe existir una solución al conflicto que tiene el personaje principal,  puede ser feliz o no, eso depende de tu imaginación. También cabe la posibilidad de que optes por un final abierto, pero en este caso también debe haber un desenlace.

La narración debe estar condensada

En el apartado anterior, te habrás dado cuenta de que la estructura es muy similar a la de una novela, pero en el cuento corto la narración debe estar más condensada y únicamente centrarte en lo que le sucede al protagonista principal. El nudo está centrado en una sola cuestión.

El límite de palabras del cuento corto hace que no tengas tiempo ni espacio suficiente para profundizar en detalles menores. Si deseas añadir descripciones o desarrollar un conflicto psicológico profundo del personaje, el cuento no es el formato adecuado. No obstante, que el relato sea breve no es sinónimo de que el relato sea pobre y carezca de elementos importantes como reflexiones o presentar como es un lugar o personaje. Te aconsejamos que lo añadas solo si aporta sentido a la historia y ayuda al lector a comprender mejor el conflicto principal, pero con las palabras justas, sin excesos y con frases cortas. Es recomendable que si necesitas describir algo con profundidad lo dividas en varios segmentos del relato para no saturar al lector con descripciones infinitas que le hagan perder el hilo principal de la historia.

Personajes: pocos e imprescindibles

Es fundamental que para desarrollar en cuento con la mayor brevedad posible, el número de personajes no debe ser excesivo. De hecho debes presentarle al lector un número escaso de personajes y que sean imprescindibles. No pierdas tiempo ni líneas en presentar a un personaje que apenas va a tener relevancia en la historia.

Es característico de los cuentos cortos que como mucho encontremos a dos o tres personajes. Explota al máximo tu historia para que el conflicto les suceda a estos personajes. Recuerda que es recomendable que los personajes tengan una unión con el lector, es decir, que el lector se identifique con ellos en  algún aspecto. Si necesitas incluir a mas personajes revisa lo que quieres contar, probablemente no es tan breve como pensabas al comienzo.

Comienza el relato en el punto clave

El relato comienza en un momento clave en el que al protagonista le ocurre algo relevante que merece la pena contar. Estamos frente a un cuento corto, las personas que estén leyendo tu texto no quieren saber cuáles son los antecedentes, como fue la infancia del personaje o que hizo el hermano del protagonista un año atrás. En caso de que les interese profundizar e introducirse en una historia que les absorba, los lectores optaran por leer una novela. La clave es ir al grano, no te entretengas en contar historias de la vida de los personajes si no son relevantes para la historia.

Quítate el trabajo de reflexionar y crear un personaje desde principio a fin. ¿Para qué vas a crear un personaje completo si no vas a presentarlo a fondo? No te molestes porque no merece la pena perder el tiempo en darle al personaje una personalidad concreta. Dedica tu tiempo en desarrollar la trama. Un relato breve se centra en el momento específico de la vida de un personaje. Lo mejor es elegir el momento de mayor intensidad y el conflicto fluirá solo.

 

Un último consejo: lee a otros autores y práctica

La práctica hace al maestro. Quizás te resulta muy difícil al principio contar una historia sin florituras y sin detalles. Practica esta habilidad y así mejoraras tu capacidad para narrar historias abarcando solo las cuestiones más importantes.

No puedes tomar la decisión de escribir un cuento corto sin tomar ejemplos de otras personas que crearon el estilo. Empápate de historias que vayan a servirte de referencia; así observarás cuales son las características principales que debe tener tu cuento y aprenderás a detectar cuales son las claves para conseguir la brevedad que buscas. Lee a autores como Julio Cortázar, García Marquez, Borges, Benedetti… y te será mas fácil entender la estructura de relato corto.

PONTE TUS PROPIAS METAS CON VIVELIBRO

Tú marcas tus metas y tus objetivos, y en viveLibro nos preocupamos por ti. Esperamos que gracias a estos consejos consigas autopublicar tus propios cuentos o relatos breves y logres la confianza necesaria para lanzarte hacía otros géneros literarios. Nuestro equipo editorial te acompañará en todo el proceso. Solo tienes que hacernos llegar tu manuscrito y hacernos saber cuál es tu objetivo y tus propósitos con tu obra, a partir de ahí trataremos contigo qué servicios editoriales son los que mejor se adaptan a tus relatos breves y sobre todo qué paquetes editoriales funcionarán en el mercado con tu obra. De la mano de nuestro equipo editorial y siempre bajo tu supervisión y en contacto constante con ellos y su experiencia dilatada en el tiempo ponemos a tu disposición las mejores opciones que te permitirán cumplir tu sueño y publicar tu libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *