¿Cuáles son las partes que conforman un libro? La estructura interna y externa

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Todos los seres humanos, en algún momento de nuestra vida, hemos tenido en nuestras manos al menos un libro. Ese gran tesoro que guarda un compendio de información esperando para que nos deleitemos con ella. Pero en realidad poco conocemos acerca de las partes que lo componen y el nombre que recibe cada una de ellas en el mundo editorial.

Esta información puede resultar muy valiosa para quienes se atreven a introducirse por primera vez en la escritura de libros u otra obra, en vista de que les permite familiarizarse con los términos adecuados en cuanto a la estructura interna y externa de una obra.

Partes del libro.

Estructura externa.

  • Portada o tapa delantera: Es lo primero que vemos cuando tomamos un libro, se trata de la cubierta externa de la obra. Puede ser de cartón, de plástico u otro material. En ella lleva impreso el título de la obra y el nombre del autor que la ha elaborado.
  • Contraportada o tapa posterior: Se refiere a la cubierta de la parte de atrás de un libro. Está fabricada con el mismo material de la portada pero contiene otro tipo de información como la sinopsis de la obra, la cual explica brevemente de qué va la historia narrada en sus páginas internas.
  • Lomo: Se trata de la parte del libro que cubre las hojas del interior. Es precisamente la parte externa de la zona donde se unen y pegan las hojas que componen la obra. Por tanto, es la parte más angosta del exterior del libro. Su tamaño depende directamente de la cantidad de hojas que contiene el libro.

Una vez que has maquetado un libro debes analizar cuál debe ser el grosor adecuado para el lomo de la obra. Por lo general allí se escribe el título del libro, con el objetivo de identificarlo rápidamente una vez que se ha almacenado verticalmente en una biblioteca.

Existen algunos casos en los que el tamaño de la obra no le proporciona un buen tamaño al lomo del libro. Por ello es mejor descartar algún tipo de escritura en él para evitar que las letras se corran hacia la portada o la contraportada. Cuando eso ocurre recibe el nombre de lomo crítico.

Tanto la portada como el lomo y la contraportada son elaborados en una sola pieza. De hecho basta con abrir un libro completamente por la mitad y colocarlo boca abajo para observar su cubierta completa con mayor detalle.

El diseño de esta pieza completa suele realizarlo un experto contratado por el autor del libro, quien proporciona su visto bueno o hace las observaciones necesarias para obtener los resultados que desea. Te recomendamos buscar un diseñador que entienda bien lo que quieres plasmar en esta pieza tan fundamental para un libro.

  • Solapas: Se trata de una extensión de la portada y la contraportada del libro cuando la tapa es blanda, la cual le proporciona una gran elegancia a escala estética a la obra. Suelen doblarse hacia la parte interna del libro y poseen datos acerca del autor como su biografía, otras obras que ha publicado con la editorial, entre otras.

Una de las grandes ventajas que proporcionan las solapas es el hecho de que ayudan a evitar la sobresaturación de información en la contraportada del libro. Lo más recomendable para el diseño de las solapas es evitar demasiado texto… De hecho en este aspecto el minimalismo se hace presente, pues la información debe ser poca y precisa.

Alguna información extra que puede incluirse en las solapas es la relacionada con las redes sociales del autor, su blog, su página Web, entre otros datos de interés para el lector.

  • Camisa o sobrecubierta: Los libros que poseen una cubierta bastante dura suelen contar con una camisa o sobrecubierta, la cual se trata de un papel plastificado que se coloca sobre la cubierta principal, con el objetivo de proteger la tapa del libro. Suele contener impresa la misma información de la portada y puede retirarse de la obra cuando se desee.

las partes de un libro

Estructura interna.

  • Tripa: Se refiere específicamente a la parte interior del libro; es decir, el conjunto de hojas que lo componen. Por lo general están impresas en doble cara. Pueden ser de diversos materiales y grosores, así como contener imágenes en blanco y negro, sepia o a color que acompañan al texto.

Todas las páginas derechas de un libro se identifican con números impares, mientras que las izquierdas contienen los pares. El tamaño de las hojas depende directamente del tipo de maquetación que elija su autor. En caso de que tengas dudas al respecto te recomendamos contratar los servicios de empresas editoriales que te brindan la asesoría que necesitas.

  • Ceja frontal: Se trata de esos centímetros que sobresalen de la tapa del libro, en comparación con la tripa, cuando la portada es de material duro y resistente. Suele representar una excelente opción para resguardar los bordes de las hojas de la obra.
  • Cabezada: Esto es una tira de tela que va sujeta al lomo en la parte superior de la tripa del libro. Se utiliza exclusivamente para las obras de tapa dura. Es un elemento bastante útil que funciona como guía para continuar la lectura del libro.
  • Guardas: Se refiere a un acabado especial con el que cuentan algunos libros. Son hojas de un papel más grueso que el de la tripa, las cuales cubren la parte inferior de la portada del libro y funcionan como apoyo para las bisagras de la obra.

Contiene dos partes: la fija que va pegada a la tapa del libro y otra con movilidad, que viene siendo la primera página que nos encontramos al abrir el libro. Suele llamarse como hoja de cortesía o de respeto y están elaboradas en hojas de muy buena calidad; incluso en algunas obras resalta por ser de un color diferente a las del interior de la obra.

Anteriormente las guardas se utilizaban exclusivamente para los libros de tapa gruesa y dura; sin embargo, hoy en día se encuentran algunas obras con portadas blandas que poseen este acabado tan estético y elegante. En caso de que el escritor decida optar por esta opción debe notificarlo a la empresa editorial que se encargará de la maquetación e impresión.

  • Primera página: La primera página de las hojas normales que componen la tripa generalmente suele dejarse en blanco. Esto depende de la preferencia del escritor de la obra.
  • Portadilla: Se refiere a la hoja que va antes de la portada interna del libro. En ella se coloca el título y autor de la obra. En algunas ocasiones su parte posterior se usa para plasmar información relacionada con algunas novedades. Esta hoja no se enumera.
  • Portada: Se trata de la página en la que se coloca el nombre completo de la obra, del autor o autores, lugar y año de la impresión, la editorial y la colección. Todo va alineado hacia el margen derecho. Tampoco se enumera pero puede ser contada como la página 1 de la obra.
  • Página legal: Es la que está detrás de la portada. En ella se plasman algunos datos como: créditos de la autoría, de la traducción, el titular del copyright, el código ISBN y el depósito legal. También lleva la razón social, la ubicación de la editora, así como el año de publicación de la obra.
  • Páginas preliminares: Son aquellas que no poseen un lugar fijo en el libro. Se componen de la dedicatoria, el epígrafe y los agradecimientos.
  • Índice general: Se refiere a la página o páginas en las que se indica la estructura general del texto por capítulos y su respectiva numeración.
  • Presentación: Es la forma como el autor o editor presenta el libro
  • Prefacio: Es un texto redactado por un experto en el tema que se trata en el libro. Es una introducción general acerca de la obra. Puede ser elaborada por un profesor o especialista.
  • Prólogo: Se trata de un texto elaborado por el autor del libro en el que habla a grandes rasgos acerca del contenido de la obra.
  • Cuerpo: Se refiere al texto principal que compone el libro. Por lo general se divide en partes o capítulos.
  • Apéndice: Es una página en la que el autor coloca información que puede ayudar al lector a interpretar mejor parte del contenido de la obra. Se usa para aclarar algunos temas o frases técnicas que pueden crear confusión.
  • Bibliografía: Es el listado de las obras consultadas por el escritor del libro para su respectiva redacción.
  • Epílogo: Se trata de una página en la que se plasma una especie de recapitulación o conclusión acerca del contenido expuesto. En algunas obras sirve como abreboca para el siguiente libro.
  • Glosario: No suele utilizarse en todos los libros. Se trata de un listado que se plasma como información complementaria para explicar al lector el significado de algunos términos que se encuentran dentro del texto, con los que quizás el lector no esté muy familiarizado. Se trata de una guía para aclarar algunas dudas.
  • Ultílogo: Es el discurso que hace el autor de un libro cuando ha culminado la obra.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *